• Por AlohaCriticón

Cuatro años después de “Cold House” y tras varios recopilatorios Hood publican “Outside closer” (2005), un disco post-rock co-producido por Choque Hosein en donde vuelven a privilegiar las texturas etéreo-psicodélicas y atmósferas frágiles y espaciales sobre otros aspectos compositivos, con sonidos y ritmos iterativos con voluntad de hipnóticos, y una amalgama, con tonos calmos, evocativos y melancólicos, entre elementos acústicos y electrónicos, arreglados de manera aparatosa.

El disco, que, como todos cuya esencia es la experimentación sonora, hay que saborearlo en bastantes escuchas, logra tras las mismas deparar en sus temas llenos de densidad sónica, lisérgica y emocional, ciertas resonancias interesantes a pesar de una pretenciosidad que mezcla a Movietone, Tortoise o Bark Psychosis con los Pet Shop Boys, Radiohead, Talk Talk y Sonic Youth.

El single “The Negatives” detenta la cualidad en texturas de su escritura indie pop electrónica y la viscosidad de sus formas, con agridulces textos y tupidos sonidos que encuentran trazas acústicas con arreglos de cuerdas, melodías sutiles y voces susurrantes que se elevan en cálidos juegos vocales.

“Any hopeful thoughts arrive” parece una extensión del anterior tema, en donde se manifiestan las influencias hip hop en el grupo en un buen tema con una mesmérica e insistente guitarra acústica circular y una buena aportación del viento y, sobre todo, las cuerdas, enriqueciendo el contenido instrumental que construye un clímax realmente atractivo.

“End of a one train working”, pieza calma acústica y atmósferica con una ligera variación de la guitarra previa, se vuelve a aposentar en la misma rutina vocal, tonal e instrumental, con aplausitos incluidos, que entusiasmará a unos, irritará a otros y deja indiferente a este menda con un sentimiento de deja vu. Para dormirse con la tonadita en plan mantra viene como dios.

“Winter 72”, corte space rock que recarga atmósferas, aquí un tanto fantasmales, con un collage de efectos disonantes, feedback y un tratamiento vocal con eco. No aburre, aunque tenía todos los papeles para ello, e incluso puede atrapar al oyente en su ambiente frío e invernal.

Con “The Lost You”, otro single, nos quieren hacer mover las caderas con ese ritmo hip hopero proyectado a danzables posturas post-rock con un sample de Robert Wyatt y una buena, intensa, disposición en ritmos.

“Still rain fell”, relajado tema acústico, dream pop, con protagonismo para los instrumentos de cuerda, y una batería que, a diferencia de otras percusiones del disco, parece estar tocada con una persona con piernas y brazos, lo que siempre resulta más reconfortante.

“L. Fading Hills”, balada con un melancólico piano y densas pero gráciles texturas electrónicas progresivas que conforman una lograda atmósfera experimental, “Closure”, lenta pieza lisérgica de más siete minutos que encantará a los amantes del chill out, y “This is it, forever”, con una velada trompeta ebria, órgano de iglesia y una atmósfera que parece trasladarnos a un funeral, cierran el disco.

Ir a la biografía de Hood

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar