• Por AlohaCriticón

Los Howlin Rain son una banda de San Francisco que cuenta en sus filas con Ethan Miller, ex componente de uno de los grupos más importantes del rock psicodélico estadounidense del momento, Comets on Fire.

Con el proyecto Howlin Rain sus sonidos reteniendo escenarios lisérgicos, y también ofertan pasajes jazz-rock, blues-rock y funk.

“Magnificent Fiend” es su segundo disco en estudio después del debut homónimo del año 2006.

El álbum se abre con una corta pieza instrumental jazz con sonido de trompeta y piano clásico, la cual sirve como introducción de “Dancers At The End of Time”, un corte de hard-rock psicodélico y apocalíptico con pirotecnia guitarrera, prominencia del Hammond, y diversas variantes rítmicas, por lo general de base funk.

Es uno de los mejores temas del disco mezclando elementos de Hendrix, Vanilla Fudge, Steppenwolf, Funkadelic y Procol Harum.

La influencia del rock sureño de los Allman Brothers, con dosis de los Black Oak Arkansas y Grateful Dead, están presentes en “Calling Lightning Pt. 2”, canción que no quedaría nada mal en el último disco de los Black Crowes con esos destellos blues-rock y country-rock.

Posee reflexiones memorativas sobre la juventud escolar y el pasado del tiempo, con escenas de buitres agitando sus alas en escenarios desérticos y mundos en decadencia.

“Lord Have Mercy”, búsqueda de piedad divina y materna, es una canción jazz-rock y gospel que podría formar parte del repertorio de unos Blood, Sweat & Tears.

El perfil gospel de la pieza, con un trabajo melódico de primera, y un gran trabajo en los teclados, se incrementa con el estribillo y el tramo final lento con intensidad emocional en un crescendo con aportación vocal de unos repetitivos coros. Gran tema, probablemente el mejor del álbum.

“Nomads” comienza con una guitarra acústica. Es una pieza lenta blues y psicodélica (con fragmentos casi dream-pop) destadada por una encrucijada de guitarras eléctricas muy sugestiva y una lograda imaginería natural.

“El Rey” es un corte con variantes de interés, ahora con elegante sonoridad soul, más tarde de rock psicodélico o de jazz-rock.

El funk-rock de “Goodbye Ruby” y “Riverboat”, tema folk-rock centrado, como en otras ocasiones, en personajes de vidas al límite, que contiene un estribillo con armonías que recuerdan a Crosby, Stills & Nash y una insistente y envolvente guitarra repicante en su parte media, son las canciones que cierran el disco.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:5    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación