• Por Antonio Méndez

jack-white-entering-heaven-alive-albumCrítica

Un disco más eléctrico y otro más acústico.
Eso es lo que grabó Jack White en el año 2022.

Tras “Fear Of The Dawn”, el eléctrico, llegó “Entering Heaven Alive”, el acústico.

En “A Tip From You To Me” escuchamos cuitas de amor y soledad, consejos, paz mental…

La canción, con piano de Mark Watrous, es un tempo lento con White con su guitarra acústica que mezcla folk, blues y góspel, sonido de raíces a lo “Exile On Main Street” de los Rolling Stones, Faces o The Band, con trazos también de la Costa Oeste 60s, pensemos en Jefferson Airplane.




jack-white-entering-critica-review“All Along The Way”.
Balada folk pasable sobre un camino para el reencuentro amoroso.
Incluye sonido de un órgano hammond, tocado por el propio White, y se singulariza con un tramo reggae.

“Help Me Along” es la canción más larga (aún así menos de 5 minutos) dentro de un disco de canciones cortas.

La melodía es notable, el texto es simplón, con buena labor en variantes y arreglos, siempre en tempo pausado.

Aquí hay trazas pop music-hall a lo Paul McCartney 70s, un solo barroco de Dean Fertita en el piano, uso de vibráfono, violín y viola de Fats Kaplin y piano wurtlizer.

“Love Is Selfish” vuelve al folk genérico, desnudo, en el que Black quiere entender, comprender, dentro de una relación egoísta.

Ni fú ni fá.

Con “I’ve Got You Surrounded (With My Love)” el texto mínimo continúa.
Sin embargo, los arreglos son estupendos.

Percusión tribal de ambiente africano con base rítmica funk.
Punteos eléctricos blues.
Fuzz garajero.
Juegos vocales.

Es la pieza más eléctrica del álbum.



“Queen Of The Bees” es un medio tiempo swing/jazz, cabaretero, lounge.

Dos minutos y medio de sofisticación exótica con marimba y melotrón.

“A Tree On Fire From Within”, con el bajo dominando la canción en diálogo con el piano (los dos instrumentos tocados por White), es una canción críptica.
Afirma en su inicio que quiere contar una historia pero se queda en retazos de personajes y situaciones en un sinsentido narrativo.

“If I Die Tomorrow” es la mejor canción y melodía del disco.

Una hermosa tonada folk sobre ruegos post-mortem con punteos eléctricos blues y un maravilloso melotrón que eleva el valor del tema.

Los arreglos de guitarra son también estupendos, imaginativos en su tramo final.

“Please God, Don’t Tell Anyone”, con Jack preocupado en que Dios saque sus defectos a sus familiares fallecidos, es un corte lento dylaniano, entre el folk, el country y el góspel, con piano eléctrico de Mark Watrous.




Con “A Madman From Manhattan”, pieza elegante, se mueve entre la bossanova, el lounge, el folk y el funk.

Tiene clase esta canción con retrato de locura en Manhattan.

Termina el álbum con “Taking Me Back (Gently)”, canción más rítmica que la media del disco con influencias del folk del este en el uso del violín, del jazz, del circo o del honky tonk.

Piensa en un sonido de los Kaleidoscope 60s estadounidenses con Jack White como vocalista creando una imaginería extraña de disparos a figuras, picnics con místicos o cuando se habla de Navidad para evitar discusiones.

Para todos los gustos.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar