• Por Antonio Méndez

jack-white-fear-dawn-albumCrítica

Amanecer, oscuridad, penumbra… luz, brillos…

Jack White en un álbum que rebota en escenarios de noche, lugares para perder el control, esconder fobias, para descansar del ruido.

En el crepúsculo.

“Fear Of The Dawn” es el quinto álbum en estudio como solista del ex White Stripes, editado en un año en el que también va a publicar otro disco, este último con sonidos más folk y country.

Aquí suena a rock con alguna pieza experimental, produciendo e interpretando casi todos los instrumentos.




jack-white-fear-dawn-critica-reviewSe abre con “Taking Me Back”.
Potente riff con distorsión en un sonido enérgico, con sintetizadores y ritmo funk con trazos industriales.

La distorsión continúa con “Fear Of The Dawn”.
Es una pieza con intensidad Black Sabbath en un blues hard rock de buen guitarreo y secuencias en la noche con abrazos sin miedo entrando la luz por rendijas.
Huida a la oscuridad.
Voz irascible.

Punteos blues garajeros en “The White Raven”.
Todo parece sosegado hasta el riff en distorsión metal/hard rock que acelera el tempo, preludio de una catarsis surreal con White con un uniforme invisible, una armadura invencible, un cuervo negro que muere en la nieve.
Una voz fantasmal al fondo.
Estamos en guerra y todo vale.

Buena atmósfera.



El rapero Q-Tip colabora vocalmente en “Hi-De-Ho”, corte experimental que emplea el Hi-De-Ho de Cab Calloway (también en “Minnie The Moocher”) para un corte de pegadizo ritmo y arreglos eclécticos (latinos, rap, rock, swing…).

Es una de las varias canciones con pretensiones art rock del disco.

Tampoco le falta experimentación a “Eosophobia”.
Punteos acústicos y trallazos rock en una densa atmósfera blues-funk progresiva, surreal, extraña, con Daru Jones en la batería y Quincy McCrary en el piano eléctrico.

Jack introduce un sample de los Manhattan Transfer en “Into The Twilight”… en la penumbra se está tan bien…
Pegadizo estribillo para este corte funk experimental en el que se escucha la voz del escritor William S. Burroughs y la de Bobby McFerrin.

Jugando en el estudio.




El instrumental de medio minuto “Dusk” está como si no estuviera.

“What’s The Trick” recupera la distorsión y potencia inicial con un hard funk rock en tono paranoico.

Lo mismo con “That Was Then, This Is Now”, con un enfoque más festivo y variantes de tempo sobre base blues rock estilo Led Zeppelin.

En el reprise de “Eosophobia”, White demuestra que sabe tocar la guitarra.



Con “Morning, Moon And Night” muestra influencias del prog-rock 70s, en especial en los teclados… Rick Wakeman, Keith Emerson.

Termina con “Shedding My Velvet”, la pieza más convencional de este disco de cierto mérito.
Melódica en medio tiempo, con un vibráfono, sofisticada, escuchable pop-rock con toques blues-funk.

Mejor iluminar que brillar.
Que se muestren bien las cosas.