• Por Antonio Méndez

king-gizzard-and-the-lizar-wizard-paper-mache-dream-balloonCrítica

King Gizzard and The Lizard Wizard es un conjunto australiano fascinado por la psicodelia y por el garage rock de finales de los años 60. Desde el año 2012 no ha dejado de grabar… muy fértiles… discos influenciados por tales sonidos. “12 Bar Bruise” (2012) fue el primero. “Paper Maché Dream Balloon” (2015) es el séptimo.

Curt Boettcher. It’s A Beautiful Day. The Association. The Free Design. The Yellow Ballon. 1910 Fruitgum Company. Estos grupos 60’s psicopop, sunshine pop, soft pop, bubblegum… podrían interpretar algunas de las canciones que se escuchan en este disco de Stu Mackenzie, Ambrose Kenny-Smith y compañía.

Ahora está de moda ser irresponsable, sobre todo cuando se vive del dinero de mamaíta, que nos cuida y nos arropa. Esto no tiene ningún sentido… “Sense” es un corte tan elegante como cáustico. Muy lounge, sofisticado, con un clarinete… ¡cuidado con Kenny G!… en cruce bossanova-jazz funk.

Los amantes del pop psicodélico 60’s comenzarán a disfrutar este LP con “Bone”. Maravillosa melodía con flauta… ningún perro puede masticar mis huesos, están muy duros, come, traga… Cuando me muera, que arrojen mis huesos a cualquier lado. Luminoso tema que no quedaría mal con producción de Boettcher en Sagitarius o Millenniun filtrados por los Flaming Lips.

“Dirt” es otra joya pop. La melodía es magnífica, las voces dulces… Mira, nos damos la mano, es cuestión de tiempo, de principios, todo mejorará… escucho monólogos de urracas, paseo sobre cáscaras de huevos… suena una armónica. Exquisitez, gema pop a lo Free Design. Muy vintage, como dirían los cursis. Preciosa canción.

Debajo de mi ventana hay borrachos con la testosterona a tope. Noches de lujo-lujuria en la que hay que esconderse en un cajón. Atrapado por un sueño. “Paper Maché and Dream Balloon” es un onirismo pop, una delicia pop muy 60’s. Otro corte psico-sunshine estilo Curt Boettcher del año 1968.

“Trapdoor” es como un cruce paranoico entre Frank Zappa, Jethro Tull y los Zombies. Ahí creo ver una trampilla. Es una trampa. Y todo el mundo lo sabe. Y todo el mundo la evita. Rítmica pieza lisérgico-experimental.

Puedo escucharla contar. “Cold Cadaver”. Uno, dos, tres…. La gente llama a mi puerta, pero yo estaba-estoy dormido… Mis fosas nasales, mis orejas, mi boca… desaparecen. El King Gizzard en plan Syd Barrett con resonancias del psicodélico “Revolver” de los Beatles.

“The Biter Boogie” es un buen, buen acid blues rock. Envolvente languidez existencial… la amargura, ese sentir amargo que siento… que cuando me penetra me canso. Cansancio puro, neto. Canned Heat con Marc Bolan. No es mala mezcla.

king-gizzard-foto-grupoMás ritmo con “NGRI (Bloodstain)”… Todo el mundo piensa que soy vacío, que soy superficial, eres una pose… hay payasos a tutiplén… Me he despertado soñando con sangre. Sudo. Sufro…. Esta pieza es uno de los mejores cortes del LP. Vivaz reunión de los Rolling Stones de 1964 en la Decca con el bubblegum garajero de los Ohio Express o 1910 Fruitgum Company.

“Time=Fate”. Pop psicodélico a lo Pink Floyd de 1967.

“Time = $$$”. Fantástica melodía. Delicado tema. Delicia. Vaya flauta. Qué voz más dulzona. Como si los Free Design colaboraran con Arthur Lee. Gema pop. Muy vintage, como dirían los cursis. Preciosa canción.

No merezco la vida que vivo. Estoy sangrando por los ojos. Dios, dios, dios mío. “Most Of What I Like”. Elegante melancolía en un pop sofisticado que nos vuelve a remitir a Boettcher, más tarde, en plan piano jazz, a los últimos Manfred Mann.

El disco se acaba con “Paper Maché”, instrumental con flauta que hace un resumen melódico del LP. Estos tíos son unos melómanos.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:2    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar