• Por Javier Platas

kings-of-leon-walls-discosCrítica

Markus Dravs, técnico que ha colaborado con gente como Arcade Fire o, entre otros, Coldplay, es el encargado de producir “WALLS”, séptimo larga duración de Kings Of Leon, cuarteto de Nashville integrado por los hermanos Followill y su primo Matthew.

Se trata de un álbum poco excitante, que por momentos está más próximo al AOR o al rock de estadio que al rock sureño o de raíces que caracterizaba sus primeras grabaciones. El disco va de más a menos y en ningún momento termina de arrebatar.

Sólo elevan el nivel temas como el inicial “Waste a Moment” con su dinámico ritmo comandado por un fantástico bajo de Jared; “Reverend” con su aceptable estribillo de cierta intensidad y guitarra jangle de fondo; “Around The World” con su espíritu vitalista; y la energía rockera de “Find Me” con sus nervudas guitarras.

El resto aburre y no transmite nada digno de resaltar, en un nuevo ejercicio de escaso riesgo y demasiado acomodado por parte de Kings Of Leon