• Por Antonio Méndez

kurt vile albumsCrítica

Disco íntimo, tranquilo, que mezcla con poética en flujo de conciencia la introspección melancólica con la ironía en influencias folk rock y psicodélicas.

“b’lieve i’m going down…” es el sexto álbum en solitario de Kurt Vile, excomponente de The War On Drugs, un trabajo de cantautor que ha contado con la colaboración de Rob Laakso, Rob Schnapf, Kyle Spencer o Stella Mozgawa, batería de Warpaint.

Me levanté por la mañana y no reconocía al tío ese del espejo. Ese tío soy yo. Me lavo los dientes, me acicalo… ¿Quién coño es este payaso? Problemas de identidad para Vile en “Pretty Pimpin”, buena melodía en medio tiempo jangle pop/folk rock con toques blues. Como un Tom Petty producido por Rick Rubin.

“I’m An Outlaw”, con sonidos de banjo, es como si los Animals de Eric Burdon interpretasen en el año 1965 un tema country & western. Estiloso. Andanzas de forajido con referencia expresa a Gene Clark y Clarence White, los dos miembros de los Byrds.

kurt-vile-believe-album-critica“Dust Bunnies”… resacas, caladas, pulmón negro, veo todo rojo, no hay tutorial para nuestras mentes. Kurt en monólogo interior con su voz adormilada, de colocón, en una mezcla entre los Rolling Stones del “Exile On Main Street” y Tom Petty.

Es “That’s Life, Tho (Almost Hate To Say)”… Es “Dust In The Wind” de Kansas… No. No. Es “That’s Life, Tho (Almost Hate To Say)”. Típico tema de así es la vida, una mierda, una maravilla, brutal… Repetitiva balada en un cruce lánguido entre Fred Neil y Lou Reed.

“Wheelhouse”. Canción lenta de búsqueda… espiritual, compañía… Hablo demasiado. ¿Dónde está el templo? Psicodelia folk sugerente con sutil batería jazz. Notable, atmosférica pieza.

¿Quieres vivir una vida como la mía?… Otra balada. “Life Like This” está marcada por un riff de piano con ambiente envolvente de ensueño. Cansina.

Y otra… “All In A Daze Work” es un psicofolk a lo Donovan. Melódico. Íntimo. Creo que estoy flotando. Mi mente se voltea. Vile en estado letárgico disfrutando con su punteo. Para un recital pedante, aburrido.

“Lost My Head There” es como si Lou Reed cantase soul-funk tras fumarse un peta… Perdí la cabeza, quiero andar, levitar… Stella toca la batería y el vibráfono. El tramo instrumental final es lo más interesante de este corte.

Insoportable “Stand Aside”. Eso sí. Muy romántica.

“Bad Omens” es un instrumental con steel guitar. Vals pop ambient de relleno.

Alegre guitarra acústica en “Kidding Around”. Un buen folk pop que podría tocar Paul Simon.

Cierre con “Wild Imagination”. Enésima balada acústica del disco, pegadizo estribillo, stoner folk pop que copula con estilo y equilibrio a Tom Petty con Lou Reed.

Un disco entre el brillo y el sopor.