• Por Antonio Méndez

liam-gallagher-cmon-you-know-albumCrítica

Liam Gallagher con su habitual sonido melódico britpop con deuda en el rock 60s y 70s.

Casi todas las canciones de “C’mon You Know” están co-escritas por Andrew Wyatt, quien también toca no pocos instrumentos y colabora en la producción.

De ambos es la apertura, “More Power”.
Guitarra acústica y coros de niños de iglesia en una balada con crescendo y tono triste, entre el folk y el góspel, con percusión haciendo ganar intensidad puntual en una pieza que confronta deseos y realidades.

Es un corte indiferente, aunque, como casi todo lo que graban los ex de Oasis, las melodías van ganando con las escuchas.




liam-gallagher-critica-review-2022-alohacriticonSube el ritmo, a un templado medio tiempo, con “Diamond In The Dark”, un pop soul sobre recuerdo amoroso.
Elegante, melódico, de pegadizo estribillo con letra sencilla, propicia para sonar en las radiofórmulas.

“Don’t Go Halfway” se mueve más en la psicodelia, en sus influencias del sonido Madchester de Stone Roses o Charlatans.
Medio tiempo con efectos lisérgicos, un sonido más garajero, voz narcótica a lo John Lennon, un texto de esperanzas por un reinicio de pareja… hay una hermosa luz en el horizonte…
Podrían grabarlo Oasis, también Ride.

Liam escribe en solitario “C’mon You Know”.
Tempo sostenido, simulación de aplausos, toques góspel y modos glam con buena variante melódica, uso de saxo, moog, melotrón…
Como si Marc Bolan grabase psicodelia con una letra simple sobre el tópico de que la vida son dos días, vamos a pasarlo bien.



Gallagher y Simon Aldred (del grupo Cherry Ghost) firman “Too Good For Giving Up”.
Es una balada soft rock con piano, entre Elton John y John Lennon, con más tópicos, en este caso anímate, has luchado, no te quedes a medias.
Densos arreglos, con pedal steel, punteos blues y cuerdas de la Urban Soul Orchestra.

Wyatt vuelve a componer con Liam en “It Was Not Meant To Be”.
Corte en medio tiempo sobre recuperación de independencia.
Voz lennoniana en un híbrido melódico entre folk rock y psicodelia, con destacado bajo tocado por el propio Wyatt y una coda casi circense.

Dave Grohl (Foo Fighters) colaboró en la escritura de “Everything’s Electric”, canción rock en la que también Grohl toca la batería.
No está mal.
Directa, melódica.


De nuevo Gallagher en solitario componiendo con “World’s In Need”, un medio tiempo con armónica, arreglos de cuerda y mezcla de psicodelia y ritmo R&B a lo Bo Diddley.

Uno de los cortes más interesante del disco en sus arreglos y estructura es “Moscow Rules”, composición de Gallagher, Wyatt y Ezra Koenig.
Toques de pop psicobarroco, de folk, de art rock, con cuerdas, fuzz, flauta, melotrón, piano… con el protagonismo de un hombre solitario en un texto de mérito.

“I’m Free”.
Riff blues rock convive con la psicodelia y el reggae en una pieza sobre engaños del poder a la masa… ¿cuánto tiempo vas a vender ilusión, cuánto tiempo vas a vender confusión? Vas a pagarle al flautista (medios… de Hamelin)… pero yo soy libre.




Violines en la intro de “Better Days”.
Psicodelia con sonidos al revés y uso de tambura, melotrón…
Conoceremos mejores días. Espera que llegue el sol.

Termina el álbum con la pieza lenta “Oh Sweet Children”, uno de los peores momentos del disco, anticlimático y monótono, con Liam afirmando que está dispuesto a ofrecer amor por doquier.
Mucha dulzura en este mediocre final.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar