• Por Antonio Méndez

morgen-1969-critica-coverCrítica

En Long Island, Nueva York, se formó en plena explosión lisérgica el grupo Morgen, liderado por Steven Morgen.

En el sello Proben, y con una portada que remeda la pintura “El Grito” de Edvard Munch, Morgen, cantante, guitarra líder, compositor y productor, grabó con su banda completada por el guitarrista rítmico Barry Stock, el bajista Rennie Genossa y el batería Bob Maiman esta pieza de culto hard garajera-psicodélica que fue co-producida por Murray Shifrin.
Fue el único LP de la banda en su carrera y significativa de la experimentación ácida de este fenomenal y pionero período para la música rock.

La apertura es la canción más conocida del grupo, “Welcome To The Void”, con una intro destacada por el trabajo de batería Bob Maiman y las típicas líneas de guitarra lacerantes del garaje lisérgico proto-punk en tono oscuro, escapista, ansioso, al estilo de unos 13Th Floor Elevators, Shadows Of Knight, Blues Magoos, The Seeds o Chocolate Watchband.
Morgen tanto se acuerda de Peter Pan como de la Bella y la Bestia en un complejo texto surreal, onírico… una anciana que vive en un zapato, ¿sabes que un hombre murió? Pues eso sucede todos los días.
Gran apertura.

morgen-1969-album-alohacriticonSteve se pone andrógino en “Of Dreams”, corte fuzz garajero intenso, paranoico… andábamos por jardines en donde las flores cantaban “es el cielo”… tocamos solo cosas que solo tocan los amantes.
¿Es la voz de Morgen? Parece una mujer.
Nubes rojas y naranjas en este melódico de imaginería ácida con desarrollos de interés en modo jam.

La balada “Beggin’ Your Pardon” es sexual, un corte blues de intro lenta con voz coital y un progreso agitado psicogaraje con reverb, la guitarra fluida zumbando en un corte que encuentra a Jimi Hendrix con los Seeds, los Music Machine y Country Joe & The Fish… Tramos noise en una pieza experimental sobresaliente.

Más pop es “Eternity In Between”, iniciada con campanas de iglesia y un tic tac de reloj.
El sonido es folk rock/jangle pop a lo Byrds o Love (Arthur Lee) y el sonido resulta más luminoso que otras piezas del disco, con algún ramalazo guitarrero que recuerda a los Who.
… las manos en el reloj, voy a enloquecer… las cosas se mueven demasiado. El soporte. La gente en el sol. Quiero ser un sol amarillo.
Tripi rock.

“Purple”… la noche es una loca sombra púrpura, tu mente vuela arriba y abajo… Blues psicoácido con fuzz, punteos jazzísticos y batería cabalgante de percusión metralleta en un muro de sonido vibrante con textos de misterio en plan terror de serie B… mandarinas en el suelo, ojos derretidos, fantasmas desvaneciéndose en la oscuridad.
Es un poco monótona.



“She’s The Nitetime” con un bajo destacado de Rennie Genossa en un corte que podrían grabar en el período los Doors o Jefferson Airplane..
La deseo, es tan atractiva… quiero tocarla, la quiero.
Pegadizo estribillo y ritmo de base funk. Buen corte.

Casi once minutos dura el final del único disco grande de Morgen, “Love”, jam tribal psicoprogresiva, blues, jazz, influencias de Bo Diddley, de Jimi Hendrix, de los Doors, del bolero de Maurice Ravel…
Psicotropía de primer nivel.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar