• Por AlohaCriticón

“From Hell To Texas” es el sexto disco en estudio de los Nashville Pussy, un grupo estadounidense con sonidos y textos que recogen el espíritu clásico del rock’n’roll con base en el hard rock, el blues rock, el boogie rock, el psychobilly, el glam rock o el rock sureño.

Su rock tanto tiene huellas de Ted Nugent como de Motorhead, Deep Purple, AC/DC, Alice Cooper, Rolling Stones o Black Oak Arkansas, con briosos ritmos, riffs incisivos y voz pendenciera que cruza a Lemmy con Bon Scott.

Producido por Daniel Rey, el enérgico álbum se inicia con “Speed Machine”, potente pieza hard-blues-rock con cowbell y latigazo a caballo (vinculado con la imagen de spaghetti western de la portada del álbum) que ejemplifica su cruce entre Motorhead y AC/DC.

En “From Hell To Texas” Blaine Cartwright afirma que nacerá y morirá en una banda de rock en un corte hard rock con estupendas guitarras, ritmos dinámicos, esencias blues-rock y jaranería glamera.

Las estampas de colocón con iniciales bullangueros sonidos western aparecen en “Drunk Driving Man”, un gran tema con ritmos y estribillos de los Stones setenteros, un fenomenal solo y un riff que podría ejecutar unos Bachman Turner Overdrive.

Otros cortes de este disco son “Lazy Jesus”, disfrutable boogie rock a lo ZZ Top con sonidos de armónica, “Dead Men Can’t Get Drunk”, uno de los varios cortes con claras influencias de Motorhead, “I’m So High”, estupenda canción hard-blues-rock con armonías vocales de la bajista Karen Cuda en el pegajoso y sencillo estribillo, o “Why Why Why”, un corte glam-rock con trazas boogie que copula a los Slade con Suzi Quatro y Alice Cooper en una festiva canción que podía estar producida por la pareja Chinn/Chapman.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:4.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación