• Por Antonio Méndez

Crítica

Neko Case es una cantautora pop-rock estadounidense con influencias country, blues y folk, que tanto toma inspiración en Joni Mitchel o en Bob Dylan como en Loretta Lynn, Hank Williams, Harry Nilsson o Buffy Sainte-Marie.

Este trabajo está compuesto de baladas y medios tiempos con reflexiones íntimas, de buen tacto poético en su imaginería y con un general poso melancólico, sobre relaciones de pareja y cuestiones existenciales.

El disco se abre con “This Tornado Loves You”, declaración de amor en medio tiempo pop-rock con temblorosa guitarra, trazos en pizzicato y retumbante percusión spectoriana. Texto pasable, arreglos equilibrados, melodía rutinaria.

Después de la declaración viene la queja en “The Next Time You Say Forever”, canción abierta con sonidos de caja de música que posee arreglos de cuerda. Un tema con buenos apuntes que se queda demasiado corta.

El single “People Got A Lotta Nerve”, narración de una devoradora de hombres, es una de las piezas más escuchables gracias a su ritmo moderado con luminosos sonidos jangle pop.

neko-case-fotos“Polar Nettles” muestra la habilidad lírica de la pelirroja Neko en una balada country-folk de lograda atmósfera, mientras que “Vengeance Is Sleeping”, tema lento con repicantes guitarras folk a lo Paul Simon, es una canción melancólica con adopción de una perspectiva masculina.

“Never Turn Your Back To Mother Earth” es una de las dos versiones del disco. Esta de Sparks y la otra, “Don’t Forget Me”, de Harry Nilsson. Poco o nada aportan a los que conozcan a las canciones originales.

El tema que titula el álbum, “Middle Cyclone”, es un tema folk con coros en armonías que rememora ciertas trazas del folk británico de los 60 y 70 (Fairport Convention, Fotheringay…).

“Fever” tiene trazas bues con ebrias líneas de guitarra, y la balada “Magpie To The Morning”, con buen uso de la imaginería natural, remacha su base compositiva en la música americana de raíces (country, blues, folk…).

“I’n An Animal” comienza con un órgano de iglesia antes de la aparición de unas guitarras jangle y una potente percusión tipo marcha. Es un medio tiempo sobre la naturaleza salvaje del hombre en una relación de pareja. No está mal, pero al igual que otras canciones del disco, es corta y sabe a poco sin que haya demasiado brillo melódico.

En el último tramo de este álbum se escuchan dos de los mejores temas: “Prison Girls” y “Red Tide”. La primera es una de las canciones más destacadas del disco. Posee una intrigante atmósfera en tonos sombríos y rememora películas del cine negro con ambiente carcelario, entre ellas “Sin Remisión” con Eleanor Parker.

La segunda de nuevo muestra talento para crear una sugestiva atmósfera con una de las sinergias instrumentales más interesantes de todo el disco.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar