• Por Antonio Méndez

Crítica

Después del suicidio de Ian Curtis e irse al garete el proyecto Joy Division, surgió New Order, un grupo post-punk que retuvo claves atmosféricas cetrinas previas aportando a las composiciones una orientación más electrónica con la ascendencia de Kraftwerk, Roxy Music o David Bowie, tríada cuya huella en la new wave británica resulta más que evidente.

Este “Waiting For The Siren’s Call” (2005), grabado tres años después de su última entrega, “Get Ready”, hace añorar, aunque gane bastante con diversas escuchas, discos anteriores de la banda como “Power, Corruption & Lies” o “Low-Life”.

A lo largo de la escucha se aprecian algunas melodías salvables, algún estribillo que otro que puede llegar a atrapar, y suntuosas texturas de synth-pop con resplandecientes guitarras jangle. La voz de Bernard Sumner todavía permanece juvenil, y el dominante y melódico bajo de Peter Hook sobresale como puntal en su instrumentación, todo ello apreciable en la apertura, “Who’s Joe?”, en donde parecen rememorar el personaje del megaclásico de Billy Roberts “Hey Joe”, tema con final leonino.

new-order-foto-critica“Hey Now What You Doing” es una canción que otorga optimismo y serenidad ante el cometimiento de una locura. Entrada de riff guitarrero, gran bajo (como siempre) de Hook, animado tempo que prorroga el anterior, y pegadizo estribillo con empleo de falsete.

El título homónimo no va a ningún lado y resulta rutinario, mientras que el single “Krafty”, crítica al ritmo de vida del mundo moderno y urbano con producción del veterano John Leckie, no entusiasma demasiado pues suena a refrito de canciones pretéritas sin demasiada creatividad.

“I Told You So” presenta ritmos reggae pero poco más interesante (si es que fuese interesante lo de los ritmos reggae). “Morning Night and Day” mejora el disco, ya que tiene potencia rítmica y un estribillo bastante logrado.

“Dracula’s Castle” es una canción techno-pop con algún, escaso, retazo gótico, desperdiciado en una letra un tanto simple. También la tiene “Jetstream”, pero el ritmillo disco a lo Scissor Sisters combinado con la guitarra eléctrica conducen con interés el tema hacia un hipercontagioso estribillo de puro, pegadizo, sencillo synth-pop en el que Sumner canta en compañía de una voz femenina interpretado por Ana Matronic.

“Guilt Is a Useless Emotion” es dance-pop sin mayores pretensiones que hacer bailar al personal y construir una aceptable melodía (¡qué fácil suenan pero qué difícil es crear buenas melodías!) que envuelva al oyente. La voz de Ana vuelve a aparecer en esta pieza.

“Turn”es un jangle pop bien construido mientras que con “Working Overtime” cierran de una manera más agresiva con un sonido guitarrero que parece retomar el garaje psicodélico de los 60, mezclando a los Who con los Stooges y presentando armonías vocales estilo Byrds o Beatles.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar