• Por Antonio Méndez

Crítica

En la colección “Under The Influence”, Paul Weller ya había manifestado claramente sus principales gustos melómanos enfocados a sonidos soul, R&B, funk, jazz, folk y pop, y en sus últimos discos en solitario se apercibía la gran influencia de Traffic y por correlación de Steve Winwood, quien llegó a colaborar con Weller en “Stanley Road”.

“Studio 150”, a diferencia de “Under The Influence”, que eran temas originales elegidos por Weller, es un disco de versiones de temas interpretadas por el propio Weller, a través de las cuales recuperamos sonidos de gente como Neil Young, Bob Dylan, Tim Hardin, Gordon Lightfoot, Gil Scott Heron, Burt Bacharach o los Rose Royce. Es decir, que Weller, como ya se conocía, no es un inculto en esto de la historia musical…

El disco se abre de manera extraordinaria con una canción del soulman Nolan Porter, “If I Could Only Be Sure”. Fenomenal riff guitarrero e interpretación que derrocha feeling y clase.

Posteriormente canta “Wishing On a Star”, pausada, cálida balada funk/soul con arreglos de cuerdas que rescataba un tema original del grupo Rose Royce en los años 70; y “Don’t Make Promises”, folk-soul exuberante y festivo que adapta el clásico de Tim Hardin con prominente utilización del metal. La original aparecía en el LP debut de Hardin, publicado en 1966.

Con la funky “The Bottle”, versión de la intensa canción de Gil Scott Heron, apresura el tempo reviviendo este gran corte social sobre el alcoholismo como medio de escape en ambientes urbanos.

“Black Is The Colour” es un hermoso tema acústico de amor en donde Weller recupera una canción tradicional de folk irlandés, evocando en su letra a una mujer de pelo negro.

Con “Close To You” rinde homenaje a uno de los compositores con mayor elegancia, sofisticación y sutileza en la historia del pop con mayúsculas, el gran Burt Bacharah (ayudado en letras por Hal David), cuya melodía conoció su máxima interpretación con los Carpenters. Pasable versión de Weller.

“Early Morning Rain” retoma de manera aceptable, aunque sin entusiasmar, las pautas folk con una adaptación del talentoso cantautor canadiense Gordon Lightfoot.

“One Way Road” es una composición de Noel Gallagher, uno de sus principales discípulos en recuperar sonidos pretéritos. El tema, bastante escuchable e interesante, a veces nos retrotrae a Nueva Orleáns, otras a un vodevil britanico, otras a la psicodelia de Traffic y otras al “Exile On Main Street” de los Stones.

Con la pieza funk “Hercules” Weller versiona un conocido tema escrito por ese estupendo compositor llamado Allen Toussaint, cantado con anterioridad por Bob Scaggs y los Neville Brothers.

“Thinking Of You” es el famoso y espléndido tema compuesto por los componentes de Chic, Nile Rodgers y Bernard Edwards. La canción funky-disco es muy buena de por sí, está arreglada de manera óptima pero le falta la vida y el feeling aportado por sus intérpretes originales, las Sister Sledge.

Si “Thinking Of You” es un espléndido tema original… ¿qué decir de “All Along The Watchtower” de Bob Dylan y de “Birds” de Neil Young? Dos de los grandes genios de la historia de la música popular versionados. Después de la versión de “All Along The Watchtower” de Jimi Hendrix cualquier otra palidece a su lado, incluida la original de Dylan.

“Birds”, la balada de piano de Young es uno de los temas más hermosos jamás escritos por Neil. La versión de Paul Weller resulta bastante inferior a la canción original, una auténtica joya, como así es todo el LP en el que se encuentra, “After The Gold Rush”.

En definitiva, un disco de versiones aceptable que esperemos sirva para descubrir a nuevos nombres a la pléyade de seguidores de este fenomenal cantautor británico.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Paul Weller

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:8    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar