• Por Antonio Méndez

Saludado en algunos lares como una obra maestra para nada este trabajo es un disco que trascienda más allá de las pautas más aguerridas y los sentimientos agriados de Pearl Jam, ciertamente con un mayor sonido rock que en algún trabajo previo pero con composiciones formulistas que no terminan de excitar en su conjunto.

El (parcialmente) agresivo trabajo instrumental, con una apreciable labor guitarrera por parte de Mike McReady y Stone Gossard, la emocional voz de Eddie Vedder y las letras quejosas, críticas con algún miramiento social y/o político, no sobrepasan la fórmula en un álbum que mixtura el hard rock 70’s (incluso southern rock) con ciertos pasajes agresivo-punk, suciedad garajera-grunge, alguna que otra balada un tanto aburrida y ecos que van de los AC/DC a los Who pasando por Neil Young, los Stones del 70 o Bruce Springsteen.

Lo mejor del disco se encuentra en su meritoria y enérgica primera mitad, en donde se ubican las canciones más rock y vibrantes del álbum, que van de la abatida “Life Wasted”, una potente pieza con riff a lo AC/DC y resonancias también de los Stones; “World Wide Suicide”, el single antibélico con un estribillo lleno de fuerza; la magnífica “Comatose”, rabioso corte punk; “Severed Hand”, con huella de los Who y grabación al revés lo que le aporta cierto toque psicodélico; “Marker In The Sand”, pieza con un trabajo excelente de Matt Cameron en las baquetas; y “Unemployable”, corte de alcance social que aborda el tema del desempleo y sus consecuencias en la vida familiar.

Al margen de estos aciertos en el disco suenan “Parachutes”, un intento fallido de remedar a los Beatles folkies pero sin el supremo talento melódico de éstos (realmente la pieza, aunque lo intentan, no tiene dirección melódica); “Big Wave”, escapismo surfista que por lo menos posee fuerza rockera con unos riffs guitarreros de impresión; “Army Reserve”, medio tiempo que evoca las atmósferas de U2 con guitarra de The Edge incorporada y un coro con voces de tipo lisérgico; “Wasted Reprise”, un interludio de relleno y sin desarrollo que nos retrotrae al primer tema; “Inside Job”, épica pinkfloydiana, y baladas como “Gone”, tema que parece sacado del catálogo del acústico  de Bruce Springsteen; y la íntima “Come Back”, en donde Vedder quiere hacerle sombra a Ben E. King o Percy Sledge.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Pearl Jam

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:40    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar