• Por Antonio Méndez

pixies-doggerel-albumCrítica

Lejos ya sus tiempos de gloria en los años 80, los bostonianos Pixies prosiguen grabando discos de mediana entidad, entre ellos este “Doggerel” producido por Tom Dagelty y con la particularidad de que el guitarrista Joey Santiago colabora con Frank Black en la composición de dos cortes del álbum.

Esos cortes son:

“Dregs Of The Wine”, canción iniciada con riff envolvente folk rock y referencias al “You Really Got Me” de los Kinks.
Más tarde hay un progreso típico-tenso de los Pixies con percusión galopante, acordes a lo Who y diversos enardecimientos punk con contraste en tono en los coros.
La letra es un enredo sinsentido que tanto nos lleva a Brasil en el año 1966 como a beber posos de vino debajo del cartel de Hollywood.

“Pagan Man”.
Es una canción en medio tiempo con Black en modo folk rock a lo Neil Young.
Intro acústica, solo eléctrico surf y silbido final.
Un corte de relleno.




pixies-doggerel-critica-reviewLas otras canciones del disco son:

“Nomatterday”, la apertura, un tema garajero-punk con cambios de ritmo y atmosféricos guitarreos de Santiago, fraseos, acritud en Frank Black e intensidad rock.

“Vault Of Heaven”.
Canción en medio tiempo con influencia surf, también ecos de los spaghetti westerns de Ennio Morricone, y escenarios frikis de desestabilización en espacio exterior.

“Haunted House”.
Uno de los mejores momentos del disco.
Visita a una casa inglesa llena de fantasmas… allí quiero vivir.
Tiene influencias pop 60s, bubblegum.
A destacar los guitarreos potentes en contraste con la dulce voz y melodía y el simulacro de theremin.



“Get Simulated”.
Intro con acústica, batería seca, voz cascada y estribillo pegadizo.
Al igual que la anterior, es una pieza muy melódica sublimada por los arreglos de guitarras cruzadas de Joey Santiago.

“The Lord Has Come Back Today”.
Los Pixies muy optimistas con guiños a Neil Young y base power pop.

“Thunder & Lightning”.
Escenarios de tormenta, de explosiones, de guerra.
Texto simplón y repetido, arreglos sencillos, sonido twang con mezcla surf y folk rock.
Otro relleno.




Más relleno con “There’s A Moon On”, canción que eleva el ritmo con maneras proto-punk 60s.
Podrían grabarlos las bandas 80s de psychobilly o del revival garajero.

“Who’s More Sorry Now?” es un medio tiempo con cita a Henry David Thoreau.
El texto es mínimo, el estribillo simple y vuelta a copular el surf rock con el folk rock.
Lo mejor es el puente.

“You’re Such A Sadducee” termina aburriendo.

“Doggerel”, última canción y la que titula el disco, es otro momento singular.
Tempo lento con recitado, ritmo funk, hip hop, acordes The Who, buen solo de Joey, y voz cavernosa de Black estilo Tom Waits o Lee Hazlewood con promesas de vida eterna en pareja.

Final inusual.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar