• Por Antonio Méndez

placebo-never-let-met-go-albumCrítica

Nueve años después de “Loud Like Love”, los británicos Placebo, ahora prácticamente un dúo formado por Brian Molko y Stefan Olsdal, volvieron al estudio para grabar “Never Let Me Go”, un disco producido por Adam Noble con sus habituales claves de melancolía, desamparo, oscuridad.

“Forever Chemicals”.
La apertura es una mezcla post-punk industrial en tempo lento, pesado, con estrofas tranquilas y un estribillo catártico.
No es mal comienzo. Todo lo contrario.
Sonido denso, buen puente y escepticismo vital en un ambiente de abandono… todo va bien cuando ya no siento nada.




placebo-critica-review-2022-alohacriticon“Beautiful James”… devuélveme a la vida, no despiertes… crucemos las batallas de la mano…
Relación, amistad, amor…
Juntos contra el mal, contra un ambiente adverso.
Es un rock melódico, intenso, con coro que le aporta trazos dream pop sobre su influencia post-punk.
Pietro Garrone sobresale en la batería.

Sonido potente y oscuro el de “Hugz”.
Contradictorios: autoafirmación en la culpa, escondites, escape de uno mismo.
La canción, que tiene guiños al “Kool Thing” de Sonic Youth, es un noise rock de mérito con buen guitarreo, sintetizador…

“Happy Birthday In The Sky” se centra en la angustia, en la liberación del dolor.
Quiero mi medicina. Te llamo para eso.
Dame la medicina.
Intro lenta con sonido pop-rock limpio y progreso en medio tipo melódico con otro estribillo-catarsis.



En “The Prodigal” utilizan unos arreglos de cuerdas con influencia manifiesta del “Eleanor Rigby” de los Beatles.
Es un medio tiempo melódico con orquestación, coros, grato en la escucha.
Molko canta sobre liberación, sobre muerte. Quizá ligadas.

“Surrounded By Spies” es una atmosférica y envolvente pieza con intrigante inicio en un crescendo que mezcla el rock industrial con el trip hop.
Paranoia de acoso, espionaje insano de vecinos gustosos del cotilleo.
Esta canción podría formar parte del repertorio de los Smashing Pumpkins.

La influencia new wave/post-punk es constante en el álbum.

Solo hace falta escuchar “Try Better Next Time”, melódico, con sintetizador casi a The Cars y desilusión por las actitudes del mundo moderno.
Sácale una foto.




“Sad White Reggae” no tiene nada de reggae blanco estilo Police.
Es un corte interesante en estructura y arreglos: dance, noise, pop de nueva ola… con una excelente interpretación vocal de Molko.

Ritmo rápido en “Twin Demons”, notable canción de nuevo con ascendencias post-punk, góticas.
Intensa, emocional, melódica, equilibrada en los arreglos, con un magnífico puente para acentuar la confusión mental-sentimental de su texto… cerebro borracho de mono, poseído por demonios, picado por un escorpión…

“Chemtrails” es un corte de evasión en una realidad nefasta.
Molko, angustiado, quiere encontrar una isla, quiere otra vida, desaparecer del mapa.
El ritmo es dinámico, con sintetizador en un híbrido entre herencia post-punk/new wave y el neoglam/britpop 90s del propio grupo o de Suede.



El final del disco lo componen tres baladas de desigual interés:

“This Is What You Wanted”, destacada por el uso del piano

“Went Missing”, atmosférica, con sonidos al revés

“Fix Yourself”, con caja de ritmos y ecos puntuales a New Order en una crítica a los autonombrados salvamundos y terapeutas varios que tendrían que intentar arreglarse a sí mismos y dejar en paz al personal.

A vivir.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:2    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar