• Por Antonio Méndez

roy-orbison-lonely-blue-album-review-criticaCrítica

En una época en el que el formato single era el rey, Roy Orbison publicó su LP debut, “Sings Lonely And Blue” en Monument Records tras haber trabajado como compositor para Acuff-Rose e intentarlo como cantante sin demasiado éxito en Sun Records.

El texano Roy, afincando en Nashville y todavía sin sus características gafas en este comienzo, contó en Monument con la confianza del dueño del sello, Fred Foster, ocupado también en producir el álbum conformado por canciones sobre rupturas, desamor, soledad, tristeza… por algo lleva el título que lleva.

Grabado entre los años 1959 y 1960 y editado a comienzos de 1961, el álbum se abre con el single de mayor éxito de este trabajo, “Only The Lonely”, exquisita, melódica canción pop en medio tiempo co-escrita por Orbison y Joe Melson, quien canta el dulce coro que acompaña la voz principal de Roy.




roy-orbison-lonely-blue-criticaInfluencias del pop tradicional Tin Pan Alley y del Brill Building, del doo wop… con arreglos de cuerdas ornamentando el melodrama de Orbison, quien pasa con facilidad del crooner melancólico al falsete, siempre emocional, siempre sensible.

Una delicia de dos minutos, duración típica de las canciones de este período pionero del rock.

El segundo corte de este disco es “Bye Bye Love”, clásico de los Everly Brothers (quienes habían rechazado grabar “Only The Lonely”) escrito por el matrimonio Boudleaux y Felice Bryant.

La adaptación de Orbison es diferente a la de los hermanos Everly.
Suntuosas cuerdas, punteos-burbujeos surf en la guitarra de Hank Garland, aromas hawaianos, coros doo wop de Anita Kerr…
No está mal.



Otra versión del disco es la balada de pop jazz-tradicional “Cry”, original de Ruth Casey (año 1951).
Fue escrita por Churchill Kohlman, y alcanzó resonancia con la versión de Johnnie Ray (finales de 1951)… si te dejan, llora, te sentirás mejor, vendrán tiempos mejores…
Orbison, con Fred Nelson en el estudio, mejora la pieza con su gran voz llena de matices y los arreglos vocales y de cuerdas.
Una pieza con clase y con Floyd Cramer en el piano.

“Blue Avenue”, compuesta por Orbison/Melson y lugar para pasar en soledad la tristeza…
El tema es triste, aunque con esperanza… algún día te encontraré… pero el ritmo es alegre, más rockabilly que las piezas previas (aunque en medio tiempo), con voces doo wop, y de nuevo destacando las cuerdas, sin olvidar el uso del saxo, probablemente de Boots Randolph, el de la famosa pieza “Yakety Sax” (Benny Hill).




Uno de los compositores favoritos de Roy Orbison era el cantante country Don Gibson.
Aquí versiona con su magisterio vocal, y con arreglos más orquestados, su “I Can’t Stop Loving You”, original del año 1958.

Melson y Roy son los autores de las dos siguientes piezas:

“Come Back To Me (My Love)”, un bonito y melódico pop con similitudes a “Only The Lonely”, saxo, piano, punteos surf de guitarra y con el propio Orbison en el contrapunto dulce del estribillo a sus rangos habituales de tenor y barítono.



roy-orbison-alohacriticon-foto-criticas-review“Blue Angel”… shalala… más delicias pop 60s en tempo lento, de base doo wop, con otra lección vocal del texano, realmente magistral en esta canción.
No se puede cantar mejor.

Joe Melson en solitario escribió “Raindrops”, tema con campanillas, muy navideño, modo musical Broadway, estilo Tin Pan Alley o Brill Bulding.
Con un destacado Buddy Harman en la batería.

Otro corte de Don Gibson que incluyeron en este disco fue “(I’d Be) A Legend In My Time”, balada country con trazos jazz… si las angustias trajeran fama en el loco juego del amor, yo sería una leyenda… afirma Roy en letra de Don.
No cabe duda de que a Fred Foster le encantaba meter cuerdas.

“I’m Hurtin” es otra canción escrita por la pareja Melton/Orbison.
Tiene un ritmo más dinámico que la media del álbum… a pesar de estar herido… con un sonido de melodrama pop orquestado que gustaría a Phil Spector.

“Twenty-Two Days” es una balada escrita por Gene Pitney para Roy Orbison que el propio Pitney grabó poco tiempo después.
Entre el Brill Building y el country.
No se encuentra entre lo mejor del LP.

Termina “Sings Lonely And Blue” con “I’ll Say It’s My Fault”, una canción que Roy co-escribió junto al productor Foster y que se enfoca en plan balada Elvis Presley con un buen saxo de Boots Randolph o de Harry Johnson.
Correcto, elegante.

Algún relleno, versiones, y varios temas propios de antología, como “Only The Lonely” y “Blue Angel”.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:0    Promedio:0/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar