• Por Antonio Méndez

suede-blue-hour-albumsCrítica

Ambicioso disco de Suede, banda británica que se hace acompañar de la Orquesta Sinfónica de Praga para grabar un interesante álbum que mezcla el rock orquestal, el prog rock, el glam rock, el pop rock…

Con producción de Alan Moulder, “The Blue Hour” comienza de forma intensa, oscura, gótica, con “As One”… soy tu chico de ojos azules, sufriré tu indiferencia, alimentaremos gorriones… Curiosa imaginería en una pieza operística cercana al metal prog-rock.

Vayamos a los desiertos, huyamos a las tierras baldías, el viento nos llama… El escapismo de “Wastelands” es un medio tiempo con enredados arpegios jangle acompañando a un Brett Anderson en busca de un lugar aislado, sin miedos, donde aparezca el niño que llevamos dentro. Buen corte, melódico, muy al estilo de su disco “Coming Up”.

Un niño descubre a su padre con su amante… se evade, no quiere decir nada… seguir así, si te ama… “Mistress” es una balada con densos arreglos, con la épica inherente al grupo británico. Anderson parece Robin Zander (Cheap Trick).

suede-album-review-blue-hour“Beyond The Outskirts” es una pieza atmosférica… somos un pueblo soñador, ven con nosotros, saltaremos al fuego… con un fenomenal estribillo-himno.

Los sintetizadores toman protagonismo en “Chalk Circles”… tono oscuro… pies en la nieve, donde mora el silencio… Singular canción lenta de dos minutos, una especie de doom metal con enfoque funerario.

Rítmica es “Cold Hands”… satisfactorio arena rock, directo, con buenos guitarreos, un pegadizo estribillo, texto críptico… viento, patios vacíos, te sigo hasta el pie de la colina, soy una liebre en los ojos de un gato…

Vuelve el tempo lento con “Life Is Golden”, emocional, melódico, tranquilo pop rock con arreglos suntuosos… no estás solo, mira al cielo y tranquilízate.

“Roadkill” es un corte experimental perturbador, con voz procesada y disonancia, oscuro, en donde se recita un texto de un pájaro muerto, cadáver para el cuervo carroñero.

Influencia post-punk en “Tides”, punteos guitarreros, fuerte percusión, épica, intensidad.

Uno de los mejores cortes de “The Blue Hour” es “Don’t Be Afraid If Nobody Loves You”… otra canción que nos lleva a la época “Coming Up” con la afectación glam-pop de la banda, entre T. Rex y los Smiths.

“Dead Bird” es un interluido con un padre y un hijo enterrando al pájaro muerto tratado ya en otra pieza previa.

El tramo final del álbum es el más deudor del rock sinfónico, del prog rock orquestal. “All The Wild Places” incide en ambientes invernales, con nieve, manos frías… de todos los lugares salvajes que amo, tú eres el más desolado… El corte podría haberlo grabado los Moody Blues.

Más aburrido es “The Invisibles”, sin perder épica, y gana con su progresión “Flytipping”, largo tema con un clímax instrumental magnífico. Esparcer la basura, los contenedores parecen no existir, no hay palabras bonitas escritas en los suelos.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Suede

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar