• Por Antonio Méndez

tame-impala-lonerism-discoCrítica

Aunque salen varios miembros en las fotos promocionales, es el australiano Kevin Parker el principal (y casi único) responsable de la música de Tame Impala, proyecto inspirado en la psicodelia, el space rock, el prog rock y el pop experimental de la segunda mitad de los años 60 y comienzos de los 70… Emparentado con los Flaming Lips y ecos de los Pink Floyd de Syd Barrett, Tomorrow, West Coast Pop Art Experimental Band, los Beatles más ácidos, Strawberry Alarm Clock, Afterglow, Bubble Puppy

Este segundo álbum de Tame Impala ha ensanchado el público de Parker, quien abre el LP con una lisergia con sintetizadores y prominente percusión en “Be Above It”, obsesión, susurrante angustia, por superación y control desde la fragilidad emocional.

“Endors Toi” es un psicoprog rock espacial, épico, evocativo, ensoñador, con teclados a lo Rick Wakeman o Keith Emerson con The Nice.

“Apocalypse Dreams”, con animoso ritmo funk-soul Motown estilo Supremes sobre voces psicodélicas con empleo del falsete (que gustarían sin duda a Curt Boettcher), es un estupendo corte con la lírica escapista y las variantes de tempo tan características de la psicodelia y el prog rock.

“Mind Mischief” es un corte blues rock ácido con pegadizo riff guitarrero, bajo funk, tramos fuzz y armonías vocales con dejes lennonianos en el que Kevin ruega que no jueguen con su amor.

“Music To Walk Home By” es un corte psicodélico de densos arreglos con el habitual falsete de su autor canturreando fantasías románticas en tono letárgico-melancólico.

Sonidos espaciales en “Why Won’t They Talk To Me”, melódico y rítmico dream pop. “Feels Like We Only Go Backwards” es un elegante corte lento, redundando el enfoque de ensueño, con reflexiones sobre esperanzas, indecisiones y falta de avances en una relación de pareja. Es una de las mejores melodías del álbum.

“Keep On Lying” trata una ruptura de pareja… realmente nunca fue amor… con un movido tempo con bajo funk, órgano y la dulce voz en falsete de Kevin Parker que se silencia para dar paso a una grata parte instrumental en su tramo final acid-funk.

“Elephant” es un cabalgante hard prog rock con riff a lo Black Sabbath que nos lleva también a lo que podían ofrecer Budgie o Uriah Heep.

El relleno “She Just Won’t Believe Me” da paso a ” Nothing That Has Happened So Fars Has Been Anything We Could Control”, un estupendo reciclaje de Sagittarius o Millennium en brillante desarrollo progresivo.

El fin calmado del disco se produce con “Sun’s Coming Up”, canción de cuna, vals lisérgico con piano que podría firmar John Lennon. Neopsicodelia de cierto mérito.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:19    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar