• Por Antonio Méndez

black-angels-wilderness-mirrors-albumCrítica

La banda de Austin, The Black Angels, se inspira en los sonidos 60s del garaje y la psicodelia para grabar discos de mérito, muy disfrutables para los amantes de la lisergia melódica.

Abren el disco con “Without A Trace”.
Atmósfera oscura, fuzz, órgano… tema lento con densos y envolventes arreglos en tono narcótico, a lo que ayuda la expresión vocal líder y los coros.

Además de las influencias citadas, esta canción podría grabarse en el post-punk gótico.

Distorsión a tope en los riffs de “History Of The Future”.
Es un fenomenal acid rock estilo Ty Segall u Oh Sees con destacada percusión y un ambiente de ardiente baile psicotrópico… danzando entre llamas.




black-angels-wilderness-mirrors-critica-reviewOtro corte destacado del LP es “Empires Falling”.

Intensa pieza sobre la posibilidad de salvarse en medio de un mundo perverso.
Zumbidos guitarreros y tono oscuro.
Entre el psicogaraje 60s de los Music Machine y el stoner rock.

El sonido se suaviza levemente con “El Jardín”, título en español para un garage rock melódico de dulce voz.

Electric Prunes, West Coast Pop Experimental Band o 13Th Floor Elevators seguro que no faltan en la discografía de los Black Angels.

Más títulos en español: “La Pared (Govt. Wall Blues)”.
Comienza con una campana de iglesia antes de un trémolo y un fondo lleno distorsión.

La canción, muy atmosférica, es una lisergia-himno a la libertad con referencia a la caída del muro de Berlín y a romper muros esclavistas por doquier.

El sonido cambia totalmente con “Firefly”, una especie de interludio pop lounge, sofisticado, en medio tiempo, que mezcla la delicadeza sunshine pop 60s con los grupos de chicas de Phil Spector.

“Make It Know”, con otro buen trabajo en percusión, es una canción en tempo lento tan post-punk como psicodélica.




“The River” es una de las cumbres.

Es un homenaje a músicos fallecidos (citas a Buddy Holly, Syd Barrett, Arthur Lee, John Lennon, Lou Reed, Brian Jones, George Harrison, Sterling Morrison…) con una magnífico progreso de folk psicodélico sobre contacto con muertos.
¿Me oís? ¿Qué pasa por ahi?

Fascinante pieza.

La canción que titula el disco, “Wilderness Of Mirrors”, historia de confusión en desierto, espejos a los que mirar o no mirar…

Es un plausible corte psicodélico que podría haberse publicado en la época shoegazer.

“Here & Now”.
Estamos tumbados en un parque. Es de noche. Miramos las estrellas. No pensamos en nada.
Escapismo con un sonido jangle pop 80s de ritmo ágil.

“100 Flowers Of Paracusia” es otra pieza lisérgica… mareas, olas, sueños… mármol en donde pintaremos el gris…

Melódico, exquisito pop psicodélico de deuda 60s.


Uno de los grupos favoritos de los Black Angels es la Velvet Underground y, por ende, Lou Reed como autor.

Si este último se paseaba por el lado salvaje, los texanos lo hacen simplemente por el exterior en “A Walk On The Outside”.
Es un psicogaraje rítmico con melotrón y un texto más sencillo que piezas previas sobre… chica, soy tuyo, te haré feliz.

El riff del “Taxman” de los Beatles conviviendo con los ? and The Mysterians o los 13Th Floor Elevators.

Más delicadezas pop lisérgicas con “Vermillion Eyes”, canción que podrían grabar los coetáneos Temples.




“Icon” es una canción homenaje a la Velvet Underground… escucha a los Velvets si estás solo, si quieres defenderte, luchar…
El riff es pegadizo y la evolución es un intenso boogie-blues-psicodélico.

Termina el disco con “Suffocation”, un corte que podrían grabar Radiohead con un riff que recuerda al “Dear Prudence” de los Beatles y base space rock.

No pueden respirar.
El aire saludable y siempre, siempre sin obstrucciones.