• Por Antonio Méndez

thecure-seventeen-seconds-album-review-criticaCrítica

“Seventeen Seconds” fue el segundo LP de los Cure y uno de los mejores de su carrera.

Editado en Fiction Records, el sello de Chris Parry, este álbum muestra el talento de Robert Smith y su banda para crear atmósferas oscuras, góticas, de ansiedad, alienación, misterio.

Comienza con “A Reflection”.
Es un instrumental que marca el tono melancólico, abatido, del disco.
Tempo lento, piano, guitarra.

Es el preludio de “Play For Today”, canción con el dinámico bajo de Simon Gallup, la burbujeante guitarra jangle de Smith y la lacerante percusión de Lol Tolhurst.

Es un corte notable post-punk con voz angustiosa.
Abrázame y esperemos que pase algo.
Hoy somos parte de una obra, mañana seremos otro personaje.

El outro en tempo lento contrastado con el ritmo previo.




the-cure-robert-smith-1980-review-critica“Secrets” crea misterio.

Es un medio tiempo con voz laxa doblada en falsete en la lejanía.

Robert ve los ojos de una mujer en la oscuridad, desea ser suyo.

Hay tramos instrumentales largos configurando una atmósfera excelente en donde cabe un piano o una acústica.

“In Your House” es una de las cumbres del disco.
Envolventes guitarras, lenta, voz narcotizada y un texto de presencia fantasmagórica en casa ajena, de usurpación.

Jugué por la noche en tu casa.
Cambié el tiempo en tu casa.

Magistral.
Es una de las gemas de este “Seventeen Seconds”.


El clima de intriga, de terror, de “In Your House” pervive en “Three”.

Electrónica tipo krautrock en medio tiempo, de nuevo muy intrigante.
Voz ininteligible, percusión.

Psicótica.
Nocturna.

“The Final Sound” es un interludio de menos de un minuto que antecede a la gran joya del disco y una de las cumbres en la carrera de The Cure:

“A Forest”.

Robert Smith, que produce el LP junto a Mike Hedges, nos sitúa en un bosque.

Ve ojos en medio de los árboles.
Una mujer susurra su nombre.
Es de noche.
Él la persigue.
Al final se siente perdido entre sombras.
Solo.

Obra maestra del rock gótico, del post-punk.
Genial atmósfera con la instrumentación reflejando el recorrido boscoso, la duda, la atracción, el aspecto pesadillesco.

La estructura, el texto, la voz, el reverb…
Gran canción.




En “M”, Smith hace guiños a Albert Camus y dedica la canción a su novia (por aquellos momentos) y futura esposa, Mary Poole.

Rasgueos sencillos y variantes melódicas sobre otra misteriosa salida nocturna con denso fondo sonoro.

Otra gema.
A destacar el bajo de Gallup balanceando el medio tiempo.



“At Night”.
El propio Robert Smith dijo que escribió esta canción tras leer el texto de Franz Kafka del mismo nombre.

Es un medio tiempo paranoico de un insomne.

Escucho la oscuridad respirar.
El frío del hielo en mi rostro.

El tema, con guitarra sucia y medio tiempo, acentúa la oscuridad post-punk con un toque industrial.

Es un tanto monótona y se hace larga a pesar de una excelente variante.

Termina “Seventeen Seconds” con… “Seventeen Seconds”, larga intro instrumental y progreso en medio tiempo con otro ambiente de noche y sueño, el tiempo corto como medida de vida.

Está entre lo más flojo de un disco importante para la evolución del grupo inglés.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:12    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar