• Por Antonio Méndez

the hollies evolution album review disco portada coverCrítica

Este disco es un ejemplo de las muchas gemas musicales que injustamente han sido sido relegadas al olvido a lo largo de los años, quizás debido a la ingente cantidad de buen material que en 1967 (año de su edición) copaba las listas de éxito de todo el mundo y a la ignorancia musical-histórica que domina por lo general el panorama sonoro.

Si reparamos en su calidad artística nos daremos cuenta de que “Evolution” merece un puesto de honor entre los mejores álbums pop de todos los tiempos.

Y es que si hablamos de melodías exquisitas, elegantes, ricas en matices, nos referiremos a los Hollies, banda británica procedente de Manchester que ya antes de grabar este trabajo nos habían deleitado con singles de la categoría de “We’re Through”, “I’m Alive”, “Look Through Any Window” o “Bus Stop”, y con discos de alto nivel dentro de su estilo beat como “For Certain Because” en donde aparte de sus extraordinarias voces (especialmente las de Allan Clarke y Graham Nash) se podía apreciar el creciente talento compositivo que los de Manchester ya atesoraban para crear maravillosas piezas melódicas en base a una conjunción instrumental y vocal admirable.

the hollies evolution back cover album contraportadaEl subestimado “Evolution” no fue una excepción en ese sentido y volvió a demostrar que por aquellos tiempos la capacidad creativa del triunvirato formado por Clarke-Hicks-Nash iba en aumento hasta culminar ese mismo año con el magistral “Butterfly”.

Así lo atestiguan lujosas piezas de refinada orfebrería pop magníficamente arregladas, como “Stop Right There”, “Lullaby To Tim” (nana psicodélica con distorsión de voz), “Have You Ever Loved Somebody” (perfecto tema pop con infeccioso estribillo), “You Need Love”, “Rain On The Window” (memorable recuerdo de traqueteo sexual en un día lluvioso), la deliciosa “Ye Olde Toffee Shoppe”, “The Games We Play” o el pop con influencia Motown, espléndida interpretación vocal y uso de órgano encontrado en “Leave Me”.

La producción corrió a cargo de Ron Richards y los arreglos orquestales fueron de Mike Vickers.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Hollies