• Por Antonio Méndez

the kills blood pressures album review cover portada disco

Alisson Mosshart, a quien conocemos también por sus andanzas con Jack White en The Dead Weather, volvió a unirse a Jamie Hince como The Kills para grabar “Blood Pressures” y rebotar en su mezcla a lo White Stripes y Jon Spencer Blues Explosion de garage rock, punk y blues rock con añadidos de rock industrial.

El disco se inicia con “Future Starts Slow”, medio tiempo de prominente percusión sobre bases rítmicas blues rock, minimalistas riffs post-punk y voces en armonías cantando sobre una relación tensa de pareja… Puedes gritar, puedes gemir pero no me rendiré. Si hay un momento en que los sentimientos se van, quiero sentirlo.

“Satellite” es un tempo lento sobre extravío amoroso con sus habituales sonidos distorsionados en claves reggae-industrial-blues rock. Llaman a la telefonista y cuelan coros ooooooohhh para que mimetice el personal en los conciertos… ooohhhhh.

En el disco hay varias remedos que llaman la atención. El electro-rock “Heart Is Beating Drum” copia sin ponerse colorados el riff del “Under My Thumb” de los Rolling Stones. La balada “Wild Charms” es un calco del proceder de John Lennon en su etapa “Plastic Ono Band”. “Damned Is She Do” toma prestada la guitarra de T. Rex. “You Don’t Own The Road” es una evidente derivación del “Love Is The Drug” de Roxy Music. Tremendo el parecido rítmico. Mi madre, qué cosas.

Al margen de ello se escucha su genérico blues rock garajero con sonidos fuzz en temas como “DNA” o “Pots And Pans”, se ponen funkies con trazos new wave a lo Simple Minds y ritmo ping-pong en “Nail In My Coffin”, hacen sonar trémulas guitarras en la anodina “Baby Says” y recuerdan a los Pretenders más FM en “The Last Goodbye”.