• Por Antonio Méndez

national-first-two-pages-frankenstein-album-2023Crítica

Noveno disco de The National, la banda de Cincinnati liderada por Matt Berninger acompañado por los hermanos Dessner y Devendorf.

La mujer de Matt, Carin Besser, co-escribe letras junto a su marido. Esas letras son lo mejor de un disco monótono en tempos, llena de baladas con orquestaciones de Bryce Dessner ejecutadas por la London Contemporary Orchestra, y con, en algunas letras, influencia del “Frankenstein” de Mary Shelley.

El álbum, poético, introspectivo, es típico de cantautor soft rock y folk rock.




Sufjan Stevens colabora vocalmente en la apertura, “Once Upon A Poolside”, emocional canción sobre conflicto de pareja, recuerdos en la distancia y aceptación de separación… “trato de mantener la distancia”… “pensé que podríamos arreglarlo”…
Uno de los muchos temas lentos, sin trascendencia, del álbum.

national-first-two-pages-frankenstein-critica-reviewEn “Eucalyptus” continúan los reproches de pareja con disquisiciones sobre reparto de “bienes”… se citan a los Afghan Whigs, a los Cowboy Junkies, en un corte entre el soft rock y el heartland rock, con himno estribillo y ampulosos arreglos.

“New Order T-Shirt”.
Recuerdos… “tú con mi camiseta de New Order”, “en un póster de una película de los años 70”…
Sonidos acústicos folk y desarrollos que recuerdan a The War On Drugs o Kurt Vile.

Phoebe Bridgers, cantautora folk, colabora con The National en “This Isn’t Helping”, otro corte de ruptura… “esto no ayuda, solo provoca que me aleje más”…
Phoebe hace armonía en el estribillo, repetitivo, con la instrumentación dominada por el piano.


“Tropic Morning News” es de mayor ritmo que la media del disco, tempo fluido, tono abatido e influencias post-punk.
Trata el paso del tiempo en la pareja… lo que compartimos y la rutina de ahora.
Como la mayoría del álbum, no trasmite la sensibilidad que pretende.

En “Alien” más balada de cantautor con piano con toques folk, la orquestación sutil de este disco y un solo de guitarra.
Matt se entierra en el sueño, en el autolavado… escapismo y urgencia… “rápido, no tenemos tiempo”…

Taylor Swift aparece en “The Alcott”, pieza que también co-escribe.
Más baladas, con piano y una pareja que se enamora. Contrapuntos vocales, textura delicada y estribillo de estadio.

“Grease In Your Hair”.
Ritmo agitado, tribal, retomando huellas post-punk con densos arreglos.
Podría cantarla Interpol.
El texto trata reordenamientos cósmicos, esmalte de uñas y máquinas de pensamientos al revés.
A saber.



“Ice Machines”
Berninger no necesita nada, y menos máquinas de hielo, ya no digamos las luces parpadeando.
Estampas de angustia, de duda… toco timbres, vago por los pasillos, miro relojes, golpeo las paredes.
Cantautor con estribillo eufónico pegadizo, punteos acústicos y estructuras sin riesgos de fácil y olvidable escucha.

Phoebe Bridgers vuelve al estudio con “Your Mind Is Not Your Friend”.
El poder de la mente, de la imaginación, en este caso para ubicar al “pensador” en lugares horribles, espacios de “ninguna parte”.
Lirismo tratado con sensibilidad, arreglos de cuerda.
Es una de las mejores melodías del disco, entre The War On Drugs y los Arcade Fire.

Termina este álbum con “Send For Me”, el típico tema de ayuda en los malos momentos… llámame, iré donde estés… corre hacia mí.
Otra balada que ni chicha ni limoná.