• Por Antonio Méndez

the rolling stones album singles collection the london years deccaCrítica

En esta imprescindible caja se reúnen todos los singles publicados en Gran Bretaña por los Rolling Stones entre el año 1963 y el año 1971. Gracias a ella, y dentro de ese glorioso período, podemos apreciar la evolución artística de una de las mejores bandas de la historia del rock.

Los primeros años, caracterizados por versiones eléctrizantes. dinámicas, de sus grandes mentores sonoros, maestros del blues como Willie Dixon o Muddy Waters y del rock’n’roll como Buddy Holly o Chuck Berry, este último máxima referencia para Keith Richards, establecen a la banda londinense como uno de los máximos exponentes del R&B inglés, de apostura bravucona y con un punto de oscuridad que contrasta con los pasos iniciales de los Beatles, quienes curiosamente son los encargados de ponerlos en el mapa musical cuando les regalan el tema “I Wanna Be Your Man”, su segundo sencillo.

Esta primera “etapa”, que puede durar más o menos un año, se inicia en mayo de 1963, con la grabación de su single debut, la fantástica adaptación del tema de Chuck Berry “Come On” y culmina en octubre del año 64, cuando publican “Heart Of Sone”, una de las características baladas que solían componer al comienzo de su carrera la pareja Jagger/Richards, quienes debutaron como compositores con “Tell Me”, una pausada pieza pop.

Son inicios en donde también comparten estudio de grabación con Phil Spector, el gran ídolo del productor Andrew L. Oldham, al que define en el libreto como “El Maestro Del Arte”. Con Spector colaboran en “Not Fade Away” y “Little By Little” y gracias a su influencia consiguieron grabar en los legendarios estudios Chess de Chigago su primer número 1, “It’s All Over Now”, una versión del grupo The Valentinos.

El ritmo y la confianza como autores comienzan a tomar forma con “The Last Time”, pieza de hechizante riff que les vuelve a llevar al número 1 contando con una espléndida balada en su cara b, “Play With Fire”, tema con Jack Nitzsche al clavicordio y de nuevo Phil Spector, esta vez tocando el bajo. Con “The Last Time”, grabado en 1965, da comienzo un periodo que podría abarcar hasta 1967 en el que expanden sus miras sonoras como banda y se confirman como grandes estrellas del rock consiguiendo su máximo triunfo con “Satisfaction”.

Dan cabida a la distorsión sónica y el eclecticismo, ofertando discursos combativos y cáusticos de calado social, miramientos mordaces a la industria musical y enfoques sardónicos, chulescos, al mundo de las relaciones sentimentales, amoroso-sexuales, con temas como “The Under Assistant West Coast Promotion Man”, “Have You Seen Your Mother, Baby, Sanding In The Shadow?”, “The Spider And The Fly”, “Get Off Of My Cloud”, “I’m Free”, “Let’s Spend The Night Together”, “As Tears Go By”, “Gotta Get Away”, “Mother’s Little Helper o “19th Nervous Breakdown”.

El gusto por la experimentación de Oldham, apoyado en el poderío como instrumentista de Brian Jones, provoca un ensanchamiento de sus propuestas musicales, abrazando la psicodelia de esencia pop en piezas como “Dandelion”, “She’s a Rainbow”, maravillosa canción barroca con espléndidos arreglos de John Paul Jones, “2000 Light Years From Home” o “In Another Land”, la primera vez que Bill Wyman escribía y cantaba como voz líder un tema para los Stones, construyendo un atmosférico corte lisérgico, repleto de imagineria onírica, en el que aparecían Nicky Hopkins a los teclados y el líder de los Small Faces, Steve Marriott, a la guitarra y en los coros, acompañando a Mick Jagger.

La tercera fase de los 60 para los Rolling Stones se podría delimitar con la marcha de Oldham y el advenimiento del productor Jimmy Miller en 1968, que debuta nada más y nada menos que con otro de los inmortales himnos stonianos, “Jumpin’ Jack Flash”, en donde se recogen básicamente las características sonoras que hicieron un éxito a “Satisfaction”, al igual que en “Street Fightin’ Man” (siendo ésta pieza la primera vez que Miller grababa con los Stones, aunque se publicó con anterioridad “Jumpin’ Jack Flash”).

El final de decenio para el quinteto de Londres se presentaba como un retorno acerado y robustecido a las raíces tradicionales del rock y el blues con una tonalidad menos eufórica y espontánea pero más madura y reflexiva, que caracterizó la espléndida etapa de Mick Taylor en el seno de la formación (debutando con el single “Honky Tonk Women”), tras la muerte del llorado Brian Jones.

Ir a la biografía AlohaCriticón de los Rolling Stones

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:42    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar