• Por AlohaCriticón

Primer disco grande de este cuarteto de Berkeley que factura un pop pluscuamperfecto a medio camino entre grupos como Raspberries, Zombies, Archies o Beach Boys.

Este disco debut es una de las joyas mejor guardadas de la nueva ola, un album donde el grupo muestra sus puntos álgidos: grandes armonías vocales, melodías redondas y una portentosa voz a cargo de Jon Rubin, que nada tiene que envidiar a maestros del género como Brian Wilson o Eric Carmen.

Las diez composiciones del Lp son pequeñas gemas que ningún melómano de pro puede dejar escapar: “Nothing a little love won´t cure”, “Peek-a-boo””, “Leave my heart alone”, “I think were alone now” (excelente versión del clásico de Tommy James & the Shondells con un final que pone los pelos de punta) o “Rock’n’roll is dead” (gran canción en clave de hard rock que ironiza sobre el rock de principios de los setenta).

“Rubinoos” es un disco que hará las delicias del fan del pop perfecto y que se puede disfrutar por primera vez en cd después de la reedición de sus dos primeros trabajos en una antología publicada por Castle, donde encontramos, entre otras canciones, su clásico “I wanna be your boyfriend”, tema que pertenece a su segundo álbum y es una de las mejores composiciones de la historia del power-pop.

Joserra

Ir a la biografía de The Rubinoos

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:4.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar