• Por Antonio Méndez

thee-oh-sees-mutilator-defeated-at-last-albumCrítica

El prolífico John Dwyer es el líder de los Thee Oh Sees, un grupo californiano con influencia principal de la música garajera y psicodélica de finales de los años 60 y comienzos de los 70.

Con “Mutilator Defeated At Last” Dywer reunió esos sonidos ácidos con el garage punk, el noise, el blues rock o el hard rock que tanto nos remiten a los Stooges como a Black Sabbath, Hawkwind, Blue Cheer o la Jimi Hendrix Experience.

La apertura es magistral. “Web” podría ser fondo de una película de terror de serie B dirigida por Edward L. Cahn con monstruos gigantescos cercando a su presa, paranoicos ansiosos en busca de escape… La atmósfera es muy seductora con imaginación en estructura y arreglos, punzante riff de Tim Hellman en el bajo, telarañas guitarreras que ahora aguijonean, más tarde se retuercen, dinámica batería de Nick Murray. Rock psicodélico de primer nivel.

“Withered Hand” se inicia de forma calma, misteriosa. Evoca un escenario ventoso con batería de fusilamiento en tranquila intro, preludio de una explosión sónica que muestra herencias de la psicodelia, del garage punk, del noise rock, del stoner rock, del hard rock. Como unos Black Sabbath pasados por ácido.

El rock garajero de los años 60 se manifiesta en “Poor Queen”, canción con protagonismo de una adolescente al borde de la muerte, enfermedad, malestar… estoy dando vueltas, me siento mal y sólo veo gilipollas a mi alrededor… ¿Quién llama a mi puerta?… Energía en dos intensos minutos que podrían firmar los Music Machine en el año 1966 o 1967.

thee-oh-sees-critica-mutilator-defeated-at-last“Turned Out Light” es un pujante acid blues rock de dos minutos con John Dwyer acentuando el falsete y apoyo vocal de Brigid Dawson.

“Lupine Ossuary” es una vibrante jam que mezcla a Hawkwind con Black Sabbath con guitarras ácidas, extraviadas… Intenso, hipnótico ritmo.

“Sticky Hulks” posee resonancias de la psicodelia progresiva con sonido de órgano de Procol Harum, The Nice o Vanilla Fudge con un solo blues rock, una magnífica atmósfera y fenomenales arreglos. Gran tema.

“Holy Smoke” es un instrumental acústico que parece un homenaje al disco “Forever Changes” de Love.

Garage psicopunk de menos de dos minutos con “Rogue Planet”. Para sudar en directo.

Termina este álbum con “Palace Doctor”, pieza sofisticada que nos lleva a pasajes-paisajes psicopop, lounge jazz y surf.

Uno de los mejores discos de Thee Oh Sees.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar