• Por Antonio Méndez

urge-overkill-oui-albumCrítica

Nash Kato y Eddie “King” Roeser, con la colaboración en la batería de Brian BQ Quast, reciclando ritmos, melodías y riffs de discos previos en este álbum con portada de toro bravo pintado por el santanderino Tomás Castaño.

El sonido de Urge Overkill, fundamentado en el hard rock y el power pop 70s, no varía nada respecto a trabajos más meritorios que este, como los magníficos “Saturation” y “Exit The Dragon”.

Lo más curioso del LP es la versión del “Freedom” de Wham! para abrir el disco.
Cantada por Kato, resulta bastante floja.
Eso sí, libertad siempre.




urge-overkill-oui-review-criticaRoeser escribe y canta “A Necessary Evil”, ¿sobre relación tóxica, sobre drogas…?
No está mal. Tiene ritmo, es melódica, el riff es pegadizo, acordes Who, coros en armonía con Eddie frágil en la voz.
Buen corte.

Riff hard rock 70s en la intro de “Follow My Shadow”, con Kato tomando protagonismo, buscando en la noche satisfacción, buscando acción.
Es como un cóctel de los Hüsker Dü, los Ramones y los Guns N’ Roses.
Suficientemente bullanguera.

“How Sweet The Light” es otra canción de Nash Kato, ahora con un sonido menos intenso que las dos previas.
Luz, quiero luz.
El pobre Rocket murió el lunes.
Es un medio tiempo que podría sonar en un recopilatorio heartland rock.



De Roeser es “I Been Ready”, agradable, sencilla pieza con la típica voz abatida de King en un desarrollo melódico con armonías que lleva al dúo al power pop.
Estoy listo, la vida es dura, me quieres fastidiar pero no me derrotarás.

Nash canta “A Prisoner’s Dilemma”, un medio tiempo intrascendente con contexto italiano.
Es como si Lenny Kravitz grabara post-grunge con trazos funk jazz.

“Forgiven”, de Roeser, tiene un ritmo blues-boogie rock que mezcla a ZZ Top con AC/DC.
Formulista.




Otro medio tiempo de Nash Kato, “Totem Pole”, un corte flojo con parte de distorsión vocal.

King escribe y canta otra canción de mérito con “Litany”, intro acústica y progreso garajero-grunge en tempo lento con potencia, atmósfera y melodía.

“I Can’t Stay Glad@u” tiene un sonido más limpio, trazos jangle pop en medio tiempo, que otras piezas del álbum, uso de órgano, un buen estribillo.
Es de lo mejor compuesto por Kato para este disco.




“Won’t Let Go”, con su híbrido power pop y hard rock 70s, es pasable dentro de su canon repetido.

Terminan “Oui” con “Snow”, balada melódica en tono oscuro sobre un conflicto de pareja… si me quieres hacer daño, yo también te lo quiero hacer a ti… con destacada percusión y guitarreo atmosférico.
Pasable.