• Por AlohaCriticón

bob-dylan-canciones-the-byrdsEn el año 1964, Bob Dylan publicó su cuarto disco en estudio, “Another Side Of Bob Dylan”, un LP producido por Tom Wilson que se abre con una de las canciones más famosas del álbum: “All I Really Want To Do”.

En este disco, Dylan ya se cansaba de que la comunidad folk le convirtiese en gurú de la canción protesta (recordemos su posterior ataque a tal canción en “Maggie’s Farm”), y el autor, de carácter individualista, reaccionó abandonando tal postura tendiendo hacia textos más personales que progresaron con los años en imaginerías simbolistas y surrealistas. El propio Bob afirmó “no quiero escribir más para la gente”, “no quiero ser portavoz de nada”…

“All I Really Want To Do”, parece que inspirada en la ruptura con Suze Rotolo, su pareja en los primeros años 60, es una sencilla, melódica, balada acústica, con armónica, sobre un hombre que no quiere luchar, no quiere pelear, no quiere competir… con una mujer, no quiere encadenar a nadie, no busca controlar, solo quiere respeto, confidencias, ser amigos.

En el año 1965 se realizaron dos exitosas versiones de “All I Really Want To Do”, una de Cher y otra de los Byrds. Estos últimos, reinventando totalmente la canción, llevaron el folk rock dylaniano al rock electrificando su sonido con la característica Rickenbacker de 12 cuerdas de Roger McGuinn y sus armonías a tres voces otorgando mayor ritmo a la pieza que incluyeron en su seminal álbum que instauró el jangle pop: “Mr. Tambourine Man”.

Te puede interesar