• Por AlohaCriticón

pixies-monkey-gone-to-heavenEn el año 1989 se publicó el gran disco “Doolittle”, un trabajo esencial de los bostonianos Pixies que produjo Gil Norton.

En el álbum se manifiesta el talento de Frank Black/Black Francis para crear historias críptico-friki-surreales en tono catártico, ansioso, que unen el noise pop con el surf, el post-punk y el garaje.

Uno de los singles de “Doolittle” fue “Monkey Gone To Heaven”, canción en tempo lento con arreglos de cuerda en donde hay lugar para el apocalipsis medioambiental, la numerología o la referencia religiosa, hombre, diablo, Dios… cinco, seis, siete… fe, sexo, cielo…

En el año 2007 el escocés Steven Lindsay, excomponente del grupo de pop sofisticado The Big Dish, publicó una singular versión de “Monkey Gone To Heaven” convertida en una balada de piano que suena en su álbum “Kite”.

Te puede interesar