• Por AlohaCriticón

Hola, amigos: sólo os escribo para deciros cuanto me duele el daño que algunas canciones causan a sus autores. Hoy, en concreto, me refiero al I’m goin’ home, de Ten Years After. Cuanto me duele el que, en su disco Recorded live, y desde el final de la primera canción, la gente ya está pidiendo a grito pelado su interpretación. Me imagino la frustración de Lee y cía. Yo, por mi parte, hace ya tiempo que me deshice de aquel disco, y, en su lugar, me compré su directo de 1.970 desde el Fillmore East, editado no hace mucho por Chrysalis. De verdad, no tengo palabras para describir la impresión que su escucha me ha causado. El trabajo de Alvin es indescriptible, con una fiereza y una precisión en sus solos so-bre-na-tu-ra-les. Su capacidad para la filigrana se encontraba en su apogeo, pero todo con un sentido y una dirección que evitaban que cayeran en el mero exhibicionismo ¡Cuan lejos de los Yngwie y toda la caterva de vacuos corremástiles (la expresión no es mía)! Por no hablar de gente como Artic Monkeys, Franz Ferdinand,…que muchos se empeñan en hacer pasar como rock. ¡Joder, que tiempos! Esto sólo es un pequeño desahogo, no me lo toméis a mal. Un saludo.

Pedro José Aguilar Rubio.

Hombre, Franz Ferdinand, Artic Monkeys y demás es rock, muiñeiras o jotas no hacen. Y no son de los peores, sino más bien lo contrario. Por lo menos parecen tener algún (aunque sea mínimo) bagaje histórico del rock.

Esto último es muy importante. La generalización del CD (ya no digamos el MP3) a mediados y/o finales de los 80 provocó que los muchos discos clásicos del rock se reeditaran y, por ejemplo, Ten Years After (a quien citas), fuesen mucho más accesibles a la juventud (que es la que suele crear el conjunto rock). Vista la calidad y originalidad de la época clásica del rock, su influencia es clave para la mayoría de los grupos que nos ocupan y que hoy en día pueden resultar de algún interés.

Antes de tal fecha, la gente que podía conocer a los Beatles o a los Kinks, a King Crimson, a los primeros Pink Floyd o a los Who (por decir algunos de los nombres más famosos), era limitada y tenía que depender de que un familiar, un padre, un hermano o un amigo tuviese los vinilos originales o algun casette. Ahora, para bien y con las reediciones, es todo muchísimo más fácil.

Esto es aplicable a las versiones. Antes que los Rezillos se acordasen de los Dave Clark Five o los Who de Eddie Cochran, pues tenía mucha más significación, simplemente porque había que poseer el vinilo. Ahora con el MP3 reivindicar una canción o un grupo, o un solista, no tiene tal significación.

De acuerdo con que el rock actual no aporta nada nuevo a la cultura rock. El rock conoció su cima hace muchos años y ahora es todo reciclaje con nuevas etiquetas. Incluso etiquetas presuntamente pasadas, como el garage-rock de los 60 (que aquí se emplea como referencia de sonidos), no existía en su día como tal. Ese nombre es un invento muy posterior. Ellos hacían rock (como aquí han manifestado en entrevistas varios de la época) y punto.

También decía Pete Dello en una entrevista que la diferencia es que en los años 50, 60 y 70 la música rock estaba en manos de los músicos, y ahora sabe Dios en qué manos está. Probablemente de unas zapatillas deportivas o de una bebida.

Sobre lo que dices de corremástiles tienes parte de razón, el virtuosismo instrumental fatuo, onanista (ya no digamos la pretenciosidad), no transmite más allá de la exposición técnica. El rock básicamente es expresar y compatir emociones.

Te puede interesar