• Por AlohaCriticón

Quisiera saber vuestra opinión sobre la polémica de las descargas musicales en Internet. Yo pienso que el verdadero aficionado seguirá comprando discos pero lo que no puede ser es que porque te guste un par de canciones te tengas que comprar el disco entero, quiero decir que si yo me descargo canciones sueltas no hago daño a nadie porque nunca me compraría ese disco solo por una o dos canciones. ¿Por qué no vuelven los singles?, sería parte de la solución. Yo me descargo mucho de internet pero realmente lo utilizo como si fuera la radio, es decir, lo utilizo como información.

Paco.

Es un tema difícil y muy complejo en diferentes ámbitos, porque está muy bien escuchar música, y es algo muy positivo expandir todo lo que se pueda cualquier tipo de manifestación cultural, pero también es muy entendible que los músicos quieran tener una compensación económica por tal escucha. No obstante ahí entran otros muchos factores, entre ellos que no se debería compensar de manera arbitraria y sí con transparencia. Seguro que muchos dirán: ¿Por qué este pelanas o estos acomodados van a lucrarse con tal compensación si nadie que conozco va a descargar su disquillo? No les falta razón, y más cuando hay discos en la Red que nunca se editaron en CD y que la gente los comparte desde su vinilo. ¿A esos quién les compensa?

Algunos dicen: la música desaparecerá. Mentira. La música siempre existirá, es un arte, una expresión de sensibilidad, de emociones, no un mero comercio. Mozart y Beethoven no grababan música, escribían e interpretaban música, y por eso cobraban.

Es indudable que gracias a la Red el conocimiento de bandas se acrecienta, se llega a una audiencia mucho más amplia que la captada sólo con la venta. Esto tiene que ser aprovechado por los músicos con más conciertos en directo, que en definitiva es una canalización comercial con labor directa del artista de esa mayor popularidad adquirida a través de la Red.

Lo que no se puede hacer es criminalizar Internet, ya que sólo es piratería si se comercializa con ese producto. Jurídicamente no tiene fundamento tal criminalización al margen de ese negocio de venta ilegal. Si una persona escucha unas canciones descargadas de internet no significa que esa persona fuese a comprarse el disco en el que suenan. Todo lo contrario, a raíz de esas escuchas, puede llegar a comprarlo.

Si una persona comparte para su escucha una canción tampoco jurídicamente podría ser delito. ¿Entonces si alguien deja un disco, o un libro a alguien, y ese alguien lo escucha o lo lee y no lo compra porque lo ha leído después de habérselo dejado su amigo también es un acto delictivo? No. Aquí también se puede aplicar lo de antes. Puede llegar a adquirirlo después de haberle gustado la escucha o la lectura.

No obstante, se reitera que es muy complicado este tema. No hay que acostumbrase al todogratis, porque la gente no trabaja simplemente por amor al arte (hay el “vicio” de comer de vez en cuando, devolver créditos, el fisco siempre aprieta…), hay que entender la postura de los autores, ya que su continuidad en la actividad depende en muchos casos de las ventas.

Lo que hay que hacer es abaratar mucho los precios y cambiar la manera de comercializar y distribuir la música. Seguramente en unos años desaparezca el CD y se comercialice con otros métodos, sea Mp3 u otro formato que aparezca. Pero bueno, siempre es mucho más “místico” para el rock entrar en una tienda de vinilos (ya no hablamos de CDs) y buscar discos, sacarlos, ver las portadas, que andar con un archivo mp3.

Te puede interesar