• Por AlohaCriticón

El otro día me comentaba un amigo que el personaje de Ethan Edwards es el más fascinante personaje masculino de la historia del cine (yo casi que estoy de acuerdo) y resulta curioso que esté interpretado por un actor que nunca está en las listas de los más grandes (como icono si, pero no como actor). Y por otro lado comentar que hay un par de detallitos técnicos y cierta disfunción temporal que hace que no considere a “Centauros del desierto” como redonda del todo, como si me lo parece “El hombre que mató a Liberty Valance” ¿Qué os parece esto? En cualquier caso mi fascinación por estas dos películas y su director son absolutas. Hablar de fallos en Centauros me resulta algo irreverente, es como buscarle el fallo a la Capilla Sixtina o Las Meninas.

Juan Manuel Canseco Dorado.

Eso de “el más” entre tantísimos millones de personajes es exagerado, pero sin duda es un personaje complejo y excelentemente interpretado por John Wayne, que además de su presencia sí era un buen actor, no sólo aporta matices a Ethan Edwards, sino también al Tom Doniphon de “El Hombre Que Mató A Liberty Valance”, al John Chance de “Rio Bravo” o, entre otros, al Sean Thornton de “El Hombre Tranquilo”.

Hombre, no es un actor para interpretar a Shakespeare, pero ni falta que le hace. Habría que ver a Laurence Olivier caracterizando a Ethan Edwards. Quien dice que Wayne es un mal actor o no sabe lo que significa el efecto de la actuación en el ánimo del espectador, no sabe nada de crear un personaje, o no ha visto ninguna buena película de John Wayne por supuesto en versión original (y verá como en ocasiones incluso habla en español, sólo hay que ver “La Diligencia” en original).

Aunque “Centauros del Desierto” es un gran film, reverenciado por conocidos cineastas (Martin Scorsese, Spielberg…), “El Hombre Que Mató A Liberty Valance” es una película incuso más redonda y llena de matices en torno a la leyenda, la justicia, el sentido real del heroísmo. Ford es un poeta sin pretenderlo y un humanista, incluso sus films menores están llenos de detalles que significan su grandeza, por ejemplo la subestimada “Caravana De Paz” o la magistral comedia social “La Ruta Del Tabaco”.

Te puede interesar