• Por AlohaCriticón

ficcion cartel poster

Dirección: Cesc Gay.
Intérpretes: Eduard Fernández, Javier Cámara, Montse Germán, Carme Pla.


Alex (Eduard Fernández), director de cine, llega a la casa rural que habita su amigo Santi (Javier Cámara) en los Pirineos. El objetivo de Alex es darle forma al próximo proyecto que se trae entre manos, pero la compañía de sus amistades, Santi, Judith (Carme Pla) y, especialmente, Mónica (Montse Germán), le alejarán de su labor creativa.

El arte de la mímica perdió a un alumno aventajado, “Els Comediants” vio cómo se le marchaba un chaval que despuntaba con matrícula de honor, y en el séptimo arte está consiguiendo resultados más que suficientes para conseguir la calificación de “cum laude”. Su nombre: Eduard Fernández.

No es menosprecio del acompañamiento interpretativo: Cámara, genial en su despreocupado y cariñoso veterinario; Pla, brillante en su preocupada pero feliz regidora de una casa rural; Roca, correcta en su firme y desengañada madre de familia; y, por supuesto, Germán atractiva en su enamoradiza y sensible violinista.ficcion critica review

Pero es que Fernández, como protagonista absoluto, consigue dar una auténtica lección en uno de esos papeles en los que realmente se mide la valía de un actor, más allá de las representaciones de borrachos, dementes, asesinos y demás histriones de turno.

Cesc Gay sabe del poderío que desprende Fernández y, aprovechándose de su talento, le recupera después de trabajar con él en “En la ciudad” para rodar de nuevo una película que exhibe, con la dificultad que ello supone, la represión de los sentimientos en un contexto tan fácil para desnudarse emocionalmente como lo es la naturaleza.

Gay, con la ayuda de Tomàs Aragay, ha construido un sobrio pero consistente guión en el que, ya en la pantalla, cautiva por sus imágenes (deslumbrantes exteriores), su música (desde Schuman al excelso Samuel Barber, pasando por Debussy) y, cómo no, su texto (Alex: “Yo tenía una novia que cuando fumaba y se colocaba, me llamaba Ramón.”)

Una historia de amor sublimada que bien podría ser ficción o espejismo, pero que desde luego encaja en un tiempo de felicidad que queda simbolizado, una vez más, en esa pieza decorativa en la que la nieve cae sobre un pueblecito y que se asocia, ineludiblemente, a Welles y su enigmático “Rosebud”.

Alberto Alcázar

Fichas en AlohaCriticón

Eduard Fernández
Javier Cámara

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar