• Por AlohaCriticón

Dirección: Antonio Hernández.

Intérpretes: Lluis Homar, Sergio Peris-Mencheta, María Valverde, Paz Vega.


En la Europa Renacentista, los Borgia – familia de cuna Valenciana – ven como Rodrigo, el progenitor, es proclamado Papa bajo el nombre de Alejandro VI (Lluís Homar). La estirpe, integrada por sus cuatro hijos, intentará, bajo los designios del Pontífice extender su poder más allá del Vaticano con la ambición, el despotismo y la bajeza, tanto física como moral, como bandera enarbolada.

Segunda superproducción española después de “Alatriste”, esta vez con el confortable respaldo proporcionado por diez millones de euros, dirigida por el salmantino Antonio Hernández – “En la ciudad sin límites”, “Oculto”, “Lisboa”-.

Llama la atención que en pocos meses asistamos a dos películas de temática idéntica, ya que en breve Neil Jordan expondrá el trabajo realizado por Scarlett Johansson en el papel de Lucrecia Borgia (María Valverde en la versión española) y Colin Farrel interpretando a su hermano César (Sergio Peris Mencheta dentro de nuestras fronteras).

Otro punto sería que si bien la voz en la post-producción se va a dejar en directo, no se pueden doblar las voces de unos actores y no de otros, ya que, al compartir escena, el espectador no sabe si está en una película argentina (por el ruido ambiente) o si ve una tv movie americana. Tampoco está bien recurrir tanto en la publicidad de la cinta como en diversos medios de comunicación – incluyendo el cártel de la misma- la estelar actuación de una actriz que dentro de un soporífero metraje de más de dos horas y media, solo ocupa unos quince minutos de protagonismo – lo siento Paz Vega, pero alguien tenía que decirlo-.

Y ya por último podríamos añadir que los “extras” tendrían que estar algo más duchos en escenas de peligro, porque señores, por mucho que se intente, una persona que cae desde una muralla de espaldas no puede girar en la caída para hacerlo boca abajo buscando la colchoneta que le espera en tierra firme. No resulta creíble y además, tenemos diez millones de euros para paliar estos y otros infortunios. Seamos serios.

Una vez más el cine español desilusiona – exento de este comentario queda la producción anual de cine patrio que supuso “La noche de los girasoles”, un inteligentísimo trabajo de la mano de Jorge Sánchez – , con una historia tediosamente elaborada, con guiones de cuatro palabras intercaladas con amplias líneas por parte Lluis Homar (Rodrigo Borgia) y con unos finales de escena que no se sabe muy bien si corresponden a errores de montaje (la imagen, queda congelada varios segundos) o si se pretende profundidad.

No hay ningún trabajo que merezca reseña alguna, ya que la gran mayoría goza de una sobreactuación digna del histriónico Jim Carrey. Buenos decorados y exteriores, rodados en su mayor parte en Italia para una superproducción a la que habría que quitarle el “super” y dejarla en producción, a secas. Mientras que haya dinero para financiar proyectos, seguiremos intentándolo.

Cristina Gómez

Fichas en AlohaCriticón

Lluís Homar
Sergio Peris-Mencheta
María Valverde
Paz Vega
Lucía Jiménez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:20    Promedio:2.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar