• Por AlohaCriticón

Educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego.

La desconfianza es la madre de la seguridad.

Abre la boca y cierra los ojos, y mira cuanto te enviará Zeus.

Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos.

Lo único en el mundo peor que una mujer, es otra. En las adversidades sale a la luz la virtud.

Una golondrina no hace verano.

Ir a la biografía de Aristófanes

Te puede interesar