• Por AlohaCriticón

los planetas la leyenda del espacio critica review portada album

Los Planetas se transportan a ubicaciones psico-espaciales y narraciones de leyenda en su nueva y apreciable entrega, una cópula entre sonidos lisérgicos-noise y flamenco con énfasis en atmósferas umbrías, en donde se cruzan desde Hawkwind a Sonic Youth pasando por Pink Floyd, Triana, Jesus & Mary Chain, Camarón de la Isla o My Bloody Valentine.

El disco se abre con “El canto del bute”, pieza de tono avieso con voz sumergida en el denso océano ruidista lleno de distorsión, lo que ayuda a acentuar su sentimiento sombrío y mortuorio.

De base space-rock, oferta una entrada sobresaliente de tintura cuasi blacksabbathiana y referencias sónicas del rock psicodélico y progresivo 60’s y 70’s, sin olvidar desaliños ruidistas derivados de los sonidos referenciados de décadas posteriores.

Las diferentes audiciones ofertan variantes, estructuras, texturas, que exponen y generan de forma efectiva emociones, sensibilidades, muchas de ellas con textos de enraizamiento popular.

La disposición de mixtura entre psicodelia (en su apariencia space-rock) y flamenco, que se vislumbra en numerosas partes del álbum, alcanza un punto singular en la participación de Enrique Morente como vocalista de “Tendrá que haber un camino”, canción de magnífica conjunción de estilos con inconformismo y búsqueda vital amplificada en emociones con el urgente sentimiento tan inherente al proceder del cantante.

Previamente, el disco nos ha dejado temas, generalmente piezas en medio tiempo, y de notable intensidad en su conjunción instrumental y vocal (aunque en ocasiones no se entienda la mitad de lo que se dice), como el ardiente noise aflamencado de “Si estaba loco por ti”, o “Reunión en la cumbre”, en donde los protagonistas son objeto malparado de distintas reuniones en las alturas.

“La verdulera” parece un pastiche Beatles, ya que el riff es calcado al “Rain” de los Beatles y el ritmo, no menos calcado, es idéntico al de “Taxman”. Cuando parece que va a entrar Lennon cantando “If The rain come they run and hide their heads…”. No, aparece Jota y dice que a él qué le importa que un rey le culpe. Fenómeno.

El experimento de vínculo entre pop psicodélico y tradición flamenca prosigue de forma interesante con resonancias fandangueras en “Yo no me asomo a la reja”, o con soleares en “Negras las intenciones”, una excepcional pieza psicoprogresiva que podría interpretar el resultado de un relajante y espacial menage a trois entre Hawkwind, Triana y Pink Floyd.

Otros cortes del disco son “Deseando una cosa”, canción sobre apoyo amistoso con un ritmo más avivado que la media del álbum, “La que vive en la carrera”, laudo virginal con basamento de granaína, o el single “Alegrías del incendio”, romance ígneo de riff inicial cuasi boogie-rock y desarrollo melódico noise-pop con el sonido más discordante en cuanto a la aportación que singulariza este interesante trabajo: su esencia aflamencada dentro de una disposición psicodélica en tonos oscuros y cósmicos.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:26    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar