• Por AlohaCriticón

Título de una película, puede ser de los ochenta y cuando era pequeño me daba pavor: trataba de un niño que vivía con su madre, su padre estaba muerto y hablaba con él por un teléfono de juguete, el niño en cuestión tenía poderes mentales y se encontraba con una marioneta que al final poseía vida propia y era malvada.

Caracol.

Esa tiene que ser “El secreto de Joey”, una película dirigida por Roland Emmerich.

Te puede interesar