• Por AlohaCriticón

Antes de convertirse en pareja de Spencer Tracy y regalarnos, casi siempre bajo las órdenes de George Cukor, un buen número de inolvidables comedias, Katharine Hepburn formó pareja en una memorable serie de títulos con otro de los grandes monstruos del cine, Cary Grant.

Vamos a recordar sus imprescindibles películas conjuntas.

LA GRAN AVENTURA DE SILVIA (1935)

Director: George Cukor.

Intérpretes: Katharine Hepburn, Cary Grant, Edmund Gwenn, Brian Aherne.

Un trío de estafadores de poca monta, compuestos por Henry Scarlett (Edmund Gwenn), su hija travestida en chico Sylvia (Katharine Hepburn) y un vivaracho pícaro denominado Jimmy Monkley (Cary Grant) deciden formar un grupo vodevilesco para olvidarse de sus timos.

Esta poco conocida joya de George Cukor fue la primera ocasión en la que coincidieron Cary Grant y Katharine Hepburn, pareja que posteriormente rodarían “La fiera de mi niña”, “Vivir para gozar” e “Historias de Filadelfia”.

Por esos momentos , Cary era un actor en alza y Katharine ya era una estrella, aunque considerada como veneno para la taquilla por parte de los productores de Hollywood, apelativo remarcado con los malos resultados comerciales de este título.

Si este film no ofreció cuantiosos resultados económicos a sus hacedores, sí que resultó muy importante para Cary Grant, ya que moldeó definitivamente su próxima distinción estelar, marcada por el cinismo, la afabilidad, la elegancia y la galanura.

“La gran aventura de Silvia” es una comedia madura con dosis dramáticas que se comulgan a la perfección en una trama desplegada de manera ilustre por la refinada perspectiva de Cukor, un recorrido establecido en base a un juego de trueque de identidades sexuales que aborda asuntos como la importancia de los nexos familiares, el desarrollo en libertad del proceder individual o el mundo de la pareja, con especial incidencia en los celos y el idealismo amoroso.

La película resulta muy divertida y entretenida, con estupendos y sagaces diálogos, viveza en la acción, óptima recreación de una fascinante atmósfera de diversas tonalidades (tristeza, comedia, romanticismo) e interpretaciones de primer orden, con unos personajes muy bien desarrollados, que participan con mayor o menor incidencia en la sustancia de un brillante film.

Una pequeña obra maestra.

VIVIR PARA GOZAR (1938)

Director: George Cukor.

Intérpretes: Cary Grant, Katharine Hepburn, Doris Nolan, Edward Everett Horton.

Johnny (Cary Grant), un joven emprendedor y de talante divertido conoce en unas vacaciones en la nieve a Julia (Doris Nolan). En poco tiempo se enamoran y deciden fijar la fecha de la boda. El problema es que él no conoce a su familia, una adinerada dinastía de Nueva York compuesta por su estricto padre (Henry Kolker) y sus dos hermanos, la idealista Linda (Katharine Hepburn) y el temulento Ned (Lew Ayres), que buscarán por diferentes vías un medio de escape para huir de su conservadora y estricta jaula dorada.

Magnífica y elegante película de George Cukor, en la cual se critica con avidez la hipocresía y el culto a la apariencia y la riqueza por parte de la alta sociedad estadounidense, mientras se confrontan distintas personalidades que, en tono casi existencial, diatriban sobre la esencia básica de la vida.

La libertad, el conservadurismo, el dinero, la ilusión, el futuro, los sueños, el individualismo, la superficialidad o el compañerismo son algunos puntos abordados en una comedia madura y llena de momentos amargos, muy bien templados por la mano maestra de Cukor.

Al guión de Donald Odgen Stewart y Sidney Buchman basado en la obra de Philip Barry no le sobra ni una frase, a pesar de lo extenso de sus diálogos, que puestos en boca de estos gigantescos intérpretes hacen que esta película sea de nuevo una “gozosa” comunión entre el buen cinéfilo y la laboriosa sencillez que caracteriza al séptimo arte de esa época.

Cary Grant (muy saltarín, recordando sus tiempos con Bob Pender) y Katharine Hepburn están, como de costumbre, sensacionales.

LA FIERA DE MI NIÑA (1938)

Director: Howard Hawks.

Intérpretes: Cary Grant, Katharine Hepburn, May Robson, Charles Ruggles.

El torpe y responsable paleontólogo Dr. David Huxley (Cary Grant) es arrastrado, en vísperas de su boda, por la impetuosa irresponsabilidad y capricho de una rica heredera (Katharine Hepburn) a trasladar un leopardo, llamado “Baby”, a la mansión de su acaudalada tía (May Robson).

“La fiera de mi niña” es una obra maestra dirigida por el gran Howard Hawks, una de las mejores comedias de la historia del cine y la principal muestra de la llamada “screwball comedy” o comedia enloquecida que floreció en la década de los 30.

Significó el segundo vehículo para la pareja Cary Grant/Katharine Hepburn, después de su trabajo en la estupenda “La gran aventura de Silvia” (1935) de George Cukor, director con el que grabarían “Vivir para gozar” el mismo año de la producción de “La fiera de mi niña”.

La película cuenta con un espléndido guión de Dudley Nichols y Hagar Wilde, traspasado a la pantalla por Hawks con su ametrallador estilo, dinamismo rítmico y frenético intercambio de punzantes e ingeniosos diálogos.

La construcción de gags memorables, el arropaje cómico de unos personajes secundarios irresistiblemente hilarantes, complementando el inmejorable trabajo de sus dos estrellas, el delirio inherente a la trama que atrapa en su locura al espectador, la fluida capacidad narrativa de Hawks y las soberbias interpretaciones son algunas de los valores de una película inolvidable y excepcional.

HISTORIAS DE FILADELFIA (1940)

Director: George Cukor.

Intérpretes: Cary Grant, Katherine Hepburn, James Stewart, Ruth Hussey.

Tracy Lord (Katharine Hepburn), una joven de la alta sociedad de la ciudad de Philadelphia, divorciada de C. K. Dexter Haven (Cary Grant), va a contraer matrimonio con George Kittridge (John Howard).

Días previos a la boda se presentará Dexter, con la intención de evitar la ceremonia, y una pareja de periodistas, Macauley Connor (James Stewart) y Elizabeth Imbrie (Ruth Hussey), que cubrirán la información del enlace.

Tres de los mejores actores del cine en una espléndida comedia romántica de ambiente sofisticado, sustentada en las soberbias interpretaciones del terceto protagonista (con un premio Oscar para James Stewart) y en el trazo calmoso y elegante de George Cukor, que no evita algunos momentos de screwball comedy.

“Historias de Filadelfia” despliega las dudas y convicciones morales y sentimentales de una señorita de la alta sociedad a punto de contraer segundas nupcias y establece un perspicaz análisis de esa diversa microsociedad, carne de cañón para el periodismo rosáceo.

La clave del éxito de esta adaptación de la obra teatral de Philip Barry, es, además de sus inmejorables actuaciones, el fenomenal guión de Donald Odgen Stewart, repleto de brillantes y extensos diálogos, muy literarios (no podría ser de otra forma estando Joseph L. Mankiewicz en la producción), puestos en escena de manera refinada por el maestro George Cukor.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies