• Por AlohaCriticón

El amor es la única mercancía que se paga con una moneda acuñada por él mismo.

El hombre que no ha amado apasionadamente ignora la mitad más hermosa de su vida.

Las mujeres demasiado bellas sorprenden menos el segundo día.

Para gozar íntimamente y para amar se necesita soledad, mas para salir airoso se precisa vivir en el mundo.

El amor es como la fiebre: brota y aumenta contra nuestra voluntad. Un hijo es un acreedor dado por la naturaleza.

Muy frecuentemente las lágrimas son la última sonrisa del amor.

Puede adquirirse todo en la sociedad menos el carácter.

El arte de amar se reduce a decir exactamente lo que el grado de embriaguez del momento requiera.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Stendhal

Te puede interesar