• Por Antonio Méndez

Crítica

“Sky Full Of Horses” es el quinto disco en estudio de los Fountains Of Wayne, un grupo que en este álbum alterna clásicos sonidos power pop con pop de bases country folk. Los primeros suelen ser producto del talento melódico de Adam Schlesinger. Los segundos del cantante y principal letrista Chris Collingwood.

“The Summer Place” es uno de los momentos más afortunados de este trabajo. Mezcla acústica y eléctrica con armonías vocales y una parte barroca en la que suena un clavicordio. La canción, centrada en una mujer de mediana edad con distintas neuras, trata con la usual evocación memorística de Collingwood, las relaciones de una peculiar familia en ambientes de verano… Tenemos el espacio si tienes tiempo. El lugar está tan lejos. Es un estado mental… Buen tema con influencias 60s.

“Richie And Ruben” cuenta la historia de dos emprendedores sin suerte en los negocios… Abren un bar al que llaman Living Hell. No va nadie. Después una tienda de ropa. No venden ni una camiseta… La crisis, ya se sabe… No saben que hacer… Relato de perdedores en un medio tiempo pop-rock escuchable sin más.

Una chica lee muy peripuesta la revista “People” en el viaje en tren de “Acela”, corte con ritmo funk y algún punteo blues que parece en su inicio copiar la intro de “The Joker” de la Steve Miller Band. El puente les devuelve a sus esencias power pop en una pieza intrascendente.

“Someone’s Gonna Break Your Heart” suena totalmente a Adam Schlesinger. Power pop con muro guitarrero en distorsión, piano, armonías vocales, arreglos jangle guitar, coros sencillos “ououo”… Mirando al sol sin pantalones… En pelotas new age… Alguien va a romper tu corazón una fría y gris mañana… Disfrutable por los amantes del melódico pop guitarrero sin pretensiones fatuas y flatulentas.

“Action Hero” es un tema pop-rock protagonizado por un hombre enfermo y estresado que utiliza la fantasía para convertirse en héroe de cómic como escapismo de su agobiante realidad. Comienza como balada acústica y eleva su tempo al minuto con la introducción de guitarras eléctricas. Aunque se trata de un corte menor no está mal la historia, seguramente inspirada por las peripecias de Danny Kaye en la película “La Vida Secreta de Walter Mitty”.

Romance vacacional en “A Dip In The Ocean”, power pop de segunda fila que retrata a una pareja muy feliz en una cabaña al lado del agua y con vistas a las montañas. Que la disfruten.

“Cold Comfort Flowers” es un tema muy interesante en una conjunción de elementos psicodélicos, de pop sofisticado y ritmo funk. Melódico, elegante, con piano, órgano, arreglos de cuerdas… Signos de paz en la ventana. Coche japonés. Nubes rosas… Probablemente la cumbre del disco.

A partir de aquí el LP tiende a sonidos de raíces encadenando piezas pop con fundamentos country y folk. “A Road Song” es una canción de carretera en la que Collingwood escribe una carta de amor a su pareja mientras está de gira con el grupo. Pedal steel para este sencillo, dulce y agradable tema que suena al estilo del trío America en los 70 con producción de George Martin. También recuerda a America, e incluso a Paul Simon, “Workingman’s Hands”, un melódico country pop en medio tiempo.

“Hate To See You Like This” es una balada de apoyo emocional en un período depresivo. Muy trivial. Con “Radio Bar” vuelve el ritmo en recuerdos de bar con sonidos de trompetas. Nada especial.

“Firelight Waltz” es una insípida balada country folk y “Cemetery Guns” cierra con la recreación de un sentido funeral militar de naturaleza folk. No quedaría mal en un film de caballería de John Ford.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Fountains Of Wayne

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar