• Por Antonio Méndez

the vines future primitive

“Future Primitive” continúa la senda invariable de los australianos The Vines con su fijación por la psicodelia 60s con trazos power pop, garage punk, bubblegum o punk pop.

El disco ofrece temas de dos minutos (alguno que otro de tres), letras baladí sobre amoríos y drogas, ritmos potentes con riffs pegadizos y melodías adictivas, baladas lisérgicas.

“Gimme Love” abre el disco. Corte frenético, directo, simple, con armonías vocales… Dame amor, lo necesito, libérame, ámame por la noche, por la mañana… Frenesí con coito tras coito. Liberación seminal… Testosterónico tema garajero que bien podrían cantar los Hives.

Déjame en la oscuridad llorando bajo la luna…. Poesía mejorable… Todos tienen derecho a vivir. Un mundo sin prisas y sin ideas… Tristón se pone Craig Nichols en “Leave Me In The Dark”, melosa balada acústica con reverb que manifiesta sus influencias Merseybeat.

En “Candy Flippin’ Girl” se enamoran de la chica LSD… Risitas femeninas… Distorsión, sonido angular… Oh Yeah… Rítmica pieza con potencia guitarrera… Bajo el sol juega ella, perdida en las nubes, en un sueño… Estos tíos saben escribir melodías y estribillos. No cabe duda. Grata combinación entre los Redd Kross de “Third Eye” y el garaje lisérgico de los Blues Magoos. Una de las mejores canciones del disco.

Los Vines escuchan a los cuervos graznar en “A.S. 4”, ambiente de sombras otoñales para una aburrida balada psicodélica con efectos de viento y guitarras acústicas.

La energía se retoma en “Weird Animals”, válido rock garajero y punk pop con rasgos surf rock y variante metalera… No quiero morir, no quiero vivir, busco una señal, mi espíritu se ha disuelto en el sol… No faltan grititos a lo mono para justificar el título. Se ríen. Qué bien se lo pasan.

“Cry”… Medio tiempo con una melodía Merseybeat y rasgos del R&B psicodélico estilo Pretty Things… Me has hecho polvo, quiero marcharme, estoy triste sin ti. Quiero ser feliz, no estar triste… Penuria recargada.

La canción que titula el disco, “Future Primitive”, es un punk pop con fases espaciales… Vengo del cielo. No sé lo que está pasando. Ven y encuéntrame. Wally en plan space rock.

Hay un camino por donde voy a ver el sol todos los días. “Riverview Avenue”. Canción acid rock de mínimo texto y vocingleras armonías lisérgicas.

En “Black Dragon” los Vines se acercan al stoner rock con un outro espacial al que le sobra medio minuto, alusiones psicotrópicas y fundamentos rítmicos de metal… Si te quieres sentir feliz ven y escúchame, viaja en el dragón negro, hay sitio para todo el mundo.

A capela arranca “All That You Do”, corte lento psicodélico a lo Beatles con empleo de mellotron y guitarra acústica… No quiero marcharme, quiero estar. Nada es real… Reflexión “original” donde la haya en una canción con pretensión de himno.

“Outro” es el truño del álbum. Percusión y efectos vocales. Casi cuatro minutos experimentales-espaciales de jam gratuita para demostrar que ellos también saben hacer gilipolleces para pijoteros y/o falsos modernetes.

Todo se ha acabado para ti y para mí. Los recuerdos me hacen llorar. “Goodbye”. Balada plañidera y de relleno.

Atornilla el mundo. En plan bricolaje se ponen los Vines con “STW”, rítmica y poco destacada canción de rock psicodélico con significado teclado y rugientes guitarras… Soy salvaje, tú eres salvaje, somos un grupo salvaje… Que tiemble la civilización con estos australianos tan bárbaros.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de The Vines

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar