• Por AlohaCriticón

diario de un escandalo cartel pelicula movie poster

DIARIO DE UN ESCÁNDALO (2006)

Dirección: Richard Eyre.

Intérpretes: Judi Dench, Cate Blanchett, Bill Nighy, Andrew Simpson.

Película basada en una novela de Zoe Heller. Con guión de Patrick Marber (“Obsesión”, “Closer”).

Barbara (Judi Dench) es una autoritaria profesora que conoce a Sheba Hart (Cate Blanchett), la nueva profesora de arte de su escuela. Entre ellas surge una estrecha amistad que se pone en peligro cuando Barbara, temerosa de una vida en soledad, descubre que Sheba, casada y con hijos, comienza una relación sexual con uno de sus alumnos.

La maravillosa actriz Judi Dench, en un fenomenal duelo interpretativo con Cate Blanchett, es el sustento principal de este meritorio drama psicológico de atracción, seducción, secreto, celos, chantaje y manipulación.

Basada en una novela de Zoe Heller, esta película presenta ascendencias de Lillian Hellman y de la adaptación cinematográfica que realizó William Wyler de su obra “The Children’s Hours”, llamada en España “La Calumnia”, y también de “El Asesinato De La Hermana George”, film de Robert Aldrich con guión de Lukas Heller, el padre de la propia autora de la historia aquí narrada.

Richard Eyre, quien ya había contado con Judi en “Iris”, nos adentra en los pensamientos y actos íntimos de la protagonista femenina, una maestra lesbiana anhelante de afecto sentimental, crítica con su contexto de involución educacional, inteligente en sus reflexiones, y amargada ante un presente en soledad y un pasado de quebrado romanticismo.A pesar de su amargura, mantiene la esperanza de encontrar el verdadero amor, sea hallado en su centro laboral o en un banco con hermosas vistas.judi dench cate blanchett fotos pictures

El tacto de Eyre es tan sensible como intenso, acrecentada tal intensidad por la palpitante partitura de Philip Glass. Tanto muestra con delicadeza el vínculo amistoso-amoroso con tenue roce de pieles, como desarrolla de forma urgente escenas intrigantes e histérico-chantajistas, con exhibiciones públicas de enfrentamientos personales llenos de visceralidad y amenaza.

diario de un escandalo fotosLo que resulta difícil, a pesar de la situación evasiva del ambiente familiar que podría buscar su personaje en una relación tabú (todas las relaciones mantenidas en el film son o tabú o desiguales de algún modo), es creer en la atracción sentida por Cate Blanchett hacia un chaval quinceañero sin demasiado atractivo físico ni psicológico, aunque se recalca como justificación su madurez y, en momento puntual, su habilidad artística. Todo ello no resulta del todo satisfactorio ya que está manifestado con aspectos muy superfluos.

Igualmente sucede con la familia de Cate y con los propios caracteres principales, siempre a excepción del incorporado por Dench. No existe una profundización más allá de las aserciones de Judi en la escritura de su diario compartida en off con el espectador.

Sin embargo, tal participación en sus introspecciones sobre la gente que le rodea, y sus crecientes ansias de acercamiento a una Cate Blanchett víctima de su propio candor sentimental (y calor corporal), nos acercan con penetración al personaje interpretado magistralmente por la gran actriz británica, provocando que esa intrusión y penetración emocional sublime una sencilla y recomendable historia de mujer madura insatisfecha en busca legítima de felicidad y compañía.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Judi Dench

Cate Blanchett

Bill Nighy

Sheba (Cate Blanchet) llega a un colegio de Londres para dar clases de arte.

La vieja y solitaria profesora (Judi Dench) ve en ella una posible amiga. El

problema surge cuando Barbara cree que Sheba la ha traicionado. Barbara

comenzará una silenciosa campaña contra Sheba.

Un escalofrío recorre tu cuerpo, sientes lo que sienten, vives la historia

porque formas parte de ella. La finalidad última, buscar la empatía con el

espectador. Diario de un escándalo es la última película de Richard Eyre,

director de títulos como Belleza prohibida e Iris, película en la que

también interviene Judi Dench.

La pureza de las interpretaciones de Judi Dench y Cate Blanchet provoca una

sacudida interior. La escabrosa historia está conducida por la magnifica

actuación de las dos actrices, son ellas las que cargan con todo el peso de

la película, y sin ellas, seguramente, no tendría sentido. Interpretar un

personaje como el de Barbara (Judi Dench) ofrece una gran oportunidad para

demostrar la valía de cualquier artista, es una mujer solitaria que busca

desesperadamente alguien con quien compartir sus pensamientos, es

camaleónica, calculadora y repulsiva. Anhela conseguir su sueño sin

importarle las consecuencias de sus actos, y es esto paradójico ya que

analiza todos y cada uno de sus movimientos al milímetro.

Resulta abrumadora la aparente facilidad con la que Dench consigue

convertirse en la amargada profesora, la sutil manipuladora o la amante

silenciosa. Consigue transmitir los más profundos sentimientos de Barbara a

través de sus ojos. Esta explotación de la mirada recuerda las

interpretaciones de Edward Norton en El ilusionista o la más reciente, El

velo pintado.

Son estos cambios de expresión los que permiten que la narración avance sin

necesidad de añadir escenas. La película presenta un ritmo ágil que va

creciendo hasta el clímax, momento en el que Sheba (Cate Blanchet) por fin

sale a la calle. Su sufrimiento llega hasta nosotros y nos desgarra,

comprendemos su locura pues también somos testigos de los retorcidos

pensamientos de su carcelera.

A esta transparencia en la interpretación se une la música de Philip Glass.

Con ella, las palabras y expresiones de las protagonistas adquieren la

fuerza necesaria para cautivar al espectador y hacer que se estremezca, y

cómo no estremecerse ante tal odisea.

Dos de las grandes se baten en duelo,

no importa tanto el desenlace como ser consciente de la batalla, y tener la

posibilidad de presenciarla.

¿La hiena volverá a atacar? Si lo hiciera, demostraría que, a pesar de las

consecuencias, nunca se dará por vencida, sus sentimientos siempre serán más

potentes que su raciocinio. Porque al fin, si sufres estás viva. Porque al

fin, la esperanza es lo último que se pierde.

Calabaza

El cáncer de la soledad que se expande hasta los límites más insospechados de la amargura y la obsesión, la necesidad de un acompañante, el deleite de satisfacer nuestras propias necesidades egocéntricas, todo sutilmente observado y ácidamente criticado por la escritora británica Zoë Heller, cuya obra “Notes on a Scandal”, es la base de este enigmático y brillante filme.

La sutil banda sonora dirigida por Philip Glass se escucha aplaciblemente, tan aplacible como melancólica, mientras tanto Judi Dench se encuentra viendo hacia el horizonte; así da comienzo esta cinta donde el sentimiento de la soledad será el protagonista personificado como Barbara Covett, una profesora de secundaria cuyo ángulo de vida no es muy esperanzador, sin embargo siempre fuerte ante la tempestad y ágil en su pensar, todo se lo cuenta a su diario, el fiel y silenciosos confidente.

Richard Eyre es el encargado de dirigir esta obra, experimentado director en el séptimo arte, encargado de filmes tales como “Belleza prohibida” e “Iris”, participando en esta segunda también como guionista. Esta personalidad del cine sabe acoger íntimamente a sus protagonistas y darles el trato que se merecen, en esta ocasión se centra en el análisis a la introspectiva del ser humano y el hecho de que somos seres gregarios, sin embargo, se explaya a diversos límites para experimentar y darnos a entender el significado de ciertas asociaciones más cercanas o lejanas a la amistad.

El guionista Patrick Marber (“Closer”) hace un buen trabajo, dejándonos un sabor de boca poco usual en estos días, su exquisito toque se hace presente, las relaciones humanas son lo suyo, sin embargo el guión en ocasiones se encuentra con altibajos y cita en más de una ocasión a al sensiblería, sin embargo logra impregnar a sus personajes con la intriga femenina más fidedigna, aunque a momentos dotándolas con toques irreales que quizá no convenzan del todo al espectador.

La historia tiene rasgos predecibles, no es del todo innovadora, sin embargo cuenta con un reparto apremiante, entre Judi Dench y Cate Blanchett existe un estilo de química único, la primera nos deleita con la voz en off, ofrece las escenas más íntimas, llenas de lirismo, mientras que la segunda se encarga de apasionarnos y de contraponer nuestro juicio, ambas actrices se amalgaman estratégicamente para lograr que el guión funcione más allá de las palabras. El montaje se encuentra acertado y más de una escena sobresale gloriosamente para aposentarse ante la vista y el oído del espectador, pues la banda sonora dirigida por Philip Glass se encuentra estupenda, sin ella el filme se encontraría incompleto, diezmado, su participación ha sido más que vital.

“Diario de un escándalo” representa un retrato humano de la visión a la introspectiva, cimentada en aquellos sentimientos, tanto íntimos como egoístas, que son sustentados y justificados en la parte bondadosa del ser humano, una recomendable producción para la inspección frente al espejo, la sociedad y el pensamiento.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Judi Dench

Cate Blanchett

Bill Nighy


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:28    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies