• Por Antonio Méndez

Dirección: Agustín Díaz Yanes.
Intérpretes: Victoria Abril, Elena Anaya, Diego Luna, Pilar López de Ayala.

Con guión de Agustín Díaz Yanes (“Alatriste”, “Sin Noticias De Dios”).

Sinopsis

Un grupo de atracadoras (Victoria Abril, Pilar López de Ayala y Ariadna Gil) planea un robo en México con la intención de vengarse de unos violentos traficantes. Una de ellas (Elena Anaya) se había casado con un violento narco, y se encuentra en proceso de recuperación en un hospital.

Crítica

solo-quiero-caminar-foto-criticaDespués de adaptar de forma meritoria el “Alatriste” de Arturo Pérez-Reverte, Agustín Díaz Yanes abordó en esta película una intriga criminal basada en varios temas clásicos del thriller: la meticulosa planificación de un robo, el grupo singular con confluencia de dispares personalidades y la venganza.

La película tiene como atractivo la particularidad de reunir a una serie de mujeres en disputa mortal con un peligroso conjunto de mafiosos, pero de forma lamentable los personajes femeninos no superan el trazo chabacano de mamapenes (en la trama hay verdadera obsesión por los meneos bucales) en un retrato plano, plano, plano.

Por su parte, los masculinos son flojos estereotipos con ecos tarantinianos, confluyendo el macho-machito con el que se sale de la ristra amorfa de asesinos a causa de poseer cierta sensibilidad ante el crimen. Las motivaciones de ambos géneros van y vienen sin demasiada explicación y de forma muy arbitraria.

Se inicia la cinta con un previsible retrato en paralelo de ambos mundos, conectados de forma precipitada con un compromiso matrimonial incomprensible (a lo “Pretty Woman”, sí, hombre, sí…). Tras una boda hortera se manifiesta el carácter violento del narcotraficante, y los actos y consecuencias (todo un tanto veleidoso) que ligan y motorizan a los personajes en busca de lucro y venganza.

La narración es espesa, combinando desmañados saltos de escenarios con planos estilosos de vano lucimiento estético.

La película no aprovecha el choque cultural al margen de aspectos superficiales, mezcla la caricatura con la grandilocuencia, utiliza infumables subtramas dramáticas que no se sabe a qué vienen, (como el caso de Victoria Abril con su hijo con aspiraciones de torero), hay escenas de personajes principales totalmente sobrantes, se homenajea a Sam Peckinpah y su “Grupo Salvaje”, y se escucha en altas cantidades música flamenca.

En conjunto pretende ser una épica mafioso-romántica con un conglomerado de personajes cruzados en situaciones que alternan gravedad con comicidad, pero todo se queda en una interminable sucesión de viñetas superfluas, aburridas, gratuitas.

Fichas en AlohaCriticón

Victoria Abril
Diego Luna
Pilar López de Ayala
Elena Anaya

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:39    Promedio:3.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar