• Por AlohaCriticón

fiodor-dostoievski-fotoLos innovadores y los genios siempre han sido tratados como locos al principio (y muy a menudo al final) de sus carreras.

No busques premio, porque tú tienes una gran recompensa en esta tierra que sólo el justo puede gozar.

El hombre debe basar su felicidad mediante el sufrimiento: es la ley de la tierra.

Uno puede conocer a un hombre por su sonrisa. Si te gusta su sonrisa antes que lo conozcas del todo confía en que será un buen hombre.

No hay desgracias para los corazones débiles. La desgracia quiere un corazón fuerte.

La segunda mitad de la vida de un hombre está hecha únicamente de los hábitos adquiridos en la primera mitad. Si quieres que los demás te respeten, lo mejor que puedes hacer es respetarte a ti mismo.

Amigos míos, pedid a Dios la alegría. Sed alegres como los niños, como los pájaros del cielo.

Hay cosas que incluso un hombre tiene miedo a decírselas a sí mismo, y todo hombre decente tiene un buen número de esas cosas almacenadas en su mente.

Cuando estás perplejo antes algunos hechos, especialmente los pecados humanos, y dudas entre combatirlos por la fuerza o con amor siempre decide: “Lo combatiré con amor”. Si piensas así podrás conquistar todo el mundo. El amor es una fuerza terrible, la más poderosa de todas las cosas, no existe nada como ella.

El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para qué se vive.

Si alguien me demostrara que Jesús no poseyó la verdad… entonces preferiría seguir con Jesús que con la verdad.

No sé si Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios.

Es culpa mía, culpa mía personal, si el mundo va mal.

Después de un fracaso los planes mejor elaborados parecen absurdos.

Yo creo en Dios pero Él no cree en mi.

Enamorarse no es amar. Puede uno enamorarse y odiar.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Fiodor Dostoievski

Te puede interesar