• Por AlohaCriticón

fabulas moralesEn este volumen se encuentran todas las fábulas que escribió Félix María de Samaniego, literato contemporáneo de otro famoso fabulista, Tomás de Iriarte, dos personajes enzarzados en una constante lucha dialéctica que utilizaron el influjo de Fedro o Esopo para deleitarnos con su sabiduría popular en estas breves narraciones de carácter didáctico.

Algunas de sus fábulas más conocidas son “La Cigarra y La Hormiga”, “La Zorra y Las Uvas” o “La Lechera”.

Leamos algunos de sus textos:


El león vencido por el hombre

Cierto artífice pintó
Una lucha, en que valiente
Un hombre tan solamente
A un horrible León venció.
Otro león, que el cuadro vio,
Sin preguntar por su autor,
En tono despreciador
Dijo: “Bien se deja ver
Que es pintar como querer,
Y no fue león el pintor.”

El ratón de la corte y el del campo

Un ratón cortesano
Convidó con un modo muy urbano
A un ratón campesino.
Diole gordo tocino,
Queso fresco de Holanda,
Y una despensa llena de vianda
Era su alojamiento,
Pues no pudiera haber un aposento
Tan magníficamente preparado,
Aunque fuese en Ratópolis buscado
Con el mayor esmero,
Para alojar a Roepan primero.
Sus sentidos allí se recreaban;
Las paredes y techos adornaban,
Entre mil ratonescas golosinas,
Salchichones, perniles y cecinas.
Saltaban de placer, ¡oh qué embeleso!
De pernil en pernil, de queso en queso.
En esta situación tan lisonjera
Llega la Despensera.
Oyen el ruido, corren, se agazapan,
Pierden el tino, mas al fin se escapan
Atropelladamente
Por cierto pasadizo abierto a diente.
“¡Esto tenemos! dijo el campesino;
Reniego yo del queso, del tocino
Y de quien busca gustos
Entre los sobresaltos y los sustos”.
Volvióse a su campaña en el instante
Y estimó mucho más de allí adelante,
Sin zozobra, temor ni pesadumbres,
Su casita de tierra y sus legumbres.



El calvo y la mosca

Picaba impertinente
En la espaciosa calva de un anciano
Una mosca insolente.
Quiso matarla, levantó la mano,
Tiró un cachete, pero fuese salva,
Hiriendo el golpe la redonda calva.
Con risa desmedida
La mosca prorrumpió: “Calvo maldito,
Si quitarme la vida
Intentaste por un leve delito,
¿A qué pena condenas a tu brazo,
Bárbaro ejecutor de tal porrazo?”.
“Al que obra con malicia,
Le respondió el varón prudentemente,
Rigurosa justicia
Debe dar el castigo conveniente,
Y es bien ejercitarse la clemencia
En el que peca por inadvertencia.
Sabe, mosca villana,
Que coteja el agravio recibido
La condición humana,
Según la mano de donde ha venido”.
Que el grado de la ofensa tanto asciende
Cuanto sea más vil aquel que ofende.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:88    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar