• Por AlohaCriticón

Steve Wynn salió del anonimato a mediados de los años 80 liderando a los Dream Syndicate, grupo integrado en el Paisley Underground (en donde también estaban las Bangles pre-radiofórmulas), etiqueta dada a un conglomerado de grupos de Los Angeles que en la década ochentera rendían pleitesía a los variados sonidos de los años 60.

En solitario Wynn, californiano asentado en Nueva York, ha mantenido una carrera de interés que mezcla la psicodelia con el folk-rock o el power pop.

El álbum se introduce con “Slovenian Rhapsody”, exiguo corte con sonidos acústicos folk en combinación con un silbido que mezcla a Ennio Morricone con los Scorpions de “Winds of Change”.

En “Manhattan Fault Line”, pieza folk-vals-rock con arreglos orquestales y referencias autobiográficas de renacer con traslado de Costa y maduración, la influencia de Lou Reed es clara, mientras que Neil Young tiene ascendencia en “Love Me Anyway”, corte con reflexiones sencillas sobre el amor en tiempos difíciles a la que le sobra la maquinación rítmica.

Lo que no sobra es el órgano y los riffs bluesy de guitarra en combinación con un danzable ritmo funk.

“She Came”, con tempo lento, es una maravilla melódica psico-folk con guitarra acústica repicante, piano eléctrico, arreglos de cuerda y un ululante coro aportado por el Carnice Vocal Group.

Los arreglos orquestales y las guitarras folk acústicas (con cierto aire a mandolinas) y el ritmo estilo vals vuelven a retozar en “When We Talk”, otro gran tema de base romántica con influencias de Leonard Cohen.

En “Annie & Me” vuelve en su inicio a la caja de ritmos (qué bien quedaría una persona golpeando la batería) dentro de una pieza con variantes que es principiada como un dance-pop con coros de Linda Pitman y un solo de guitarra eléctrica blues de Kirk Swan, antes de templar su ritmo y la propia Linda ocuparse de la percusión en apariencias pop-rock. El corte termina con la vuelta al ritmo maquinado…

“Wait Until You Get To Know Me”, con ecos de Tom Waits, es otro corte que mezcla el folk-pop con el vals y aquí algún aire cabaretero. Apreciable línea de guitarra eléctrica interpretada por el propio Wynn que rompe la esencia acústica del corte.

“Punching Holes in the Sky” es una gema acústico-lisérgico con una magnífica melodía, una expresión vocal cercana a Al Stewart, y arreglos de cuerda de Chris Eckman embelleciendo la pieza.

En “God Doesn’t Like” destaca el gran trabajo en un dominante bajo funkie y la sensualidad general de su atmósfera en un tema con susurrantes apoyos vocales en armonías de Linda Pitmon. Steve también hace uso de la armónica en la parte central y final de la canción.

“Believe in Yourself” es un cálido corte acústico sobre autoestima (“Si tropiezas te levantas. Eso es todo. Cree en ti un poco”) con empleo del mellotrón y el moog. Con “Bring The Magic” vuelven los arreglos de cuerda.

“I Don’t Deserve This” narra las aventuras de un personaje de infausta suerte en una templada pieza psicodélica con efectos espaciales, mientras que “Slovenian Rhapsody II” pone cierre al disco con una pieza acústica folk-pop con sonidos de mellotrón, armonio y banjo.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:2    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación