• Por Antonio Méndez

stereolab chemical chords album cover portadaCrítica

Los Stereolab, con el inglés Tim Gane y la francesa Laetitia Sadier al frente, son un conjunto londinense asentado en Francia cuya escritura luminosa con elegantes, experimentales arreglos electro-art-pop, posee bases melódicas y rítmicas que tanto deben a los conjuntos girl-group, al pop francés, la psicodelia, el sunshine pop y el pop orquestal de los 60, como al krautrock o a la sofisticación easy listening de los 50 y 60.

“Chemical Chords” es un exquisito ejemplo de su sublime capacidad atmósferica, con brillantes variantes melódicas, dulces, melancólicos enfoques sonoros, y complejos arreglos de Sean O’Hagan, el líder de los High Llamas.

“Neon Beanbag”, con mirada optimista a una situación de tristeza, es un estiloso, radiante, dinámico corte sunshine pop con sonidos de trompetas, clavicordio, ritmos Motown y deliciosas voces femeninas (combinación vocal de Laetitia) puramente 60’s. Excelente apertura.

El single “Three Women” está cantando en francés y dominado en su ritmo por un musculado bajo de raíz funk. La pieza desarrolla su habitual sofisticación pop en donde tanto cabe un Hammond como unas trompetas, una guitarra, una marimba o un piano.

“One Finger Symphony”, también interpretada en francés por Sadier, es un tema menor que posee tonos más sombríos en su mixtura entre el ye-yé galo, el lounge y el krautrock.

stereolab chemical chords review critica

En la pieza que titula el disco, “Chemical Chords”, suntuoso y elegante corte que narra un sufrimiento por ausencia de la persona amada, se aprecia también en su composición la clara influencia de la música cinematográfica (Francis Lai, Michel Legrand…); mientras que la monótona “Escstatic Static” reitera un ritmo enérgico con arreglos de viento y coros finales sin ofrecer nada especial.

En la sencilla y luminosa canción electro-pop “Valley Hi” Laetitia parece la mismísima Françoise Hardy. Posee suficientes variantes y destreza melódica como para ser escuchada con moderado placer.

“Silver Sands” es una de las más sugerentes tonadas del álbum con una maravillosa combinación de ritmo intenso y refinados aportes de la trompeta y el xilófono.

En el instrumental “Pop Molecule” el sonido se muestra más desaseado con un enfoque noise-pop, y en “Self Portrait With Electric Brain” retoman su exquisito lounge-pop.

“Nous Vous Demandons Pardon” redundan el sonido fuzz sintetizado de “Pop Molecule” abordando superficialmente la época del colonialismo francés.

“Cellulose Sunshine” es un corte pop barroco con clavicordio a lo Michael Brown; el dream pop se manifiesta en “Fractal Dream of a Thing”; “Daisy Click Clack” tiene trazas del cabaret de los años 20; y “Vortical Phonotheque” termina el disco reincidiendo en el barroquismo “leftbankiano” con un inicio de piano Beatles.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:5    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar