• Por AlohaCriticón

cars poster cartel
Dirección: Joseph Lasseter y Joe Ranft.
Intérpretes: Película de animación.


Lightening McQueen, un arrogante pretendiente a campeón de carreras con un un probable futuro lleno de triunfos, verá como su vida cambia al tomar un desvío en la Ruta 66 que le conduce a una pequeña población en donde descubrirá nuevos e importantes valores.

La que iba a ser la confirmación definitiva de que Pixar es la reina indiscutible de la nueva animación y de paso el fin de Disney, ha sido la que finalmente ha salvado a la antigua compañía y le ha garantizado un nuevo y (esperemos) fructífero periodo de su existencia. cars foto review criticaNo obstante, ciñéndose únicamente al plano artístico, Pixar es una cosa, y Disney otra muy distinta.

De hecho, “Cars” continúa mostrando las mismas señas de identidad (y de calidad) por las que siempre se han distinguido los chicos de la lámpara. Sin embargo, no sabemos si como un guiño o por mera presión, han cedido en un aspecto en el que hasta ahora se habían mantenido férreos: la introducción de canciones en el desarrollo. Bien es verdad que sólo es una, y ni siquiera está puesta en boca de los protagonistas, pero termina por echar abajo uno de los momentos más emotivos del film.

De todas formas, ésto es casi lo único que se le puede achacar a una película sencillamente deslumbrante. Lasseter y su equipo han entrado en una etapa de total madurez que se inició en “Buscando a Nemo” y han continuado desde entonces. En esta etapa han dinamitado las convenciones del género en cuanto a ritmo, duración, desarrollo de personajes…y sobre todo, han conseguido una estilización del humor que los ha alejado de los chistes bastante más facilones que perpetran otros estudios (sin ir más lejos, Dreamworks, por ejemplo). Las últimas películas de Pixar parecen ya films de imagen real sacados de género, bebiendo especialmente del cine clásico. Y en “Cars” consiguen una magnífica progresión dando tiempo para que todo quede bien asentado, combinando ritmo, tensiones y distensiones, alegría y melancolía, y presentando una galería de entrañables personajes con los que es casi imposible no simpatizar.

Además, en todo momento se rehuye la (inevitable) previsibilidad de la historia mediante diversas artimañas del guión que consiguen conducir al espectador al sitio que esperaba, pero por un camino que no esperaba. Y junto a las ya tradicionales exaltaciones del valor de la amistad, el compañerismo, etc… aparecen otros apuntes como la invitación a la vida sin prisas, sin dejar pasar ante nosotros grandes cosas que tenemos a nuestro lado y no notamos, o incluso, el reflejo de las constantes fluctuaciones que sufren lugares que se olvidan y se revitalizan casi cíclicamente.

Todo eso y más cabe en el saco de una película que comienza con una secuencia vibrante y nos conduce con elegancia hasta otra final, igualmente vibrante, dejándonos a su paso toda una demostración de tecnología impresionante (atención a los paisajes, casi reales), imaginación y buenos sentimientos. Y aunque el conjunto no alcance la maestría de su predecesora “Los increíbles”, ofrece un muy refrescante (y recomendable) viaje de dos horas por una vía construida con el asfalto del buen cine.

Wishi


Rayo McQueen es un novato coche de carreras de color rojo que aspira a ser el campeón y llegar a la cima, propósito que está a punto de lograr. Pero poco antes de la carrera definitiva termina a parar accidentalmente en la Ruta 66, dónde conocerá las cosas verdaderamente importantes de la vida, y donde su actitud tan arrogante, presumida y egocéntrica que tiene cambiará.

Puede que, efectivamente, sea la típica historia del personaje cuya actitud orgullosa cambia cuando conoce a gente humilde y buena. Pero ¿y la manera en que se cuenta? ¿Y esa gran vida que se le da a unos coches?. Porque ¿cómo dar vida a algo tan inerte como lo es un coche? Píxar lo sabe, y lo demuestra en ésta obra maestra de animación que cuenta con buenos diálogos y unas fascinantes imágenes que te hacen dudar de si es un dibujo hecho por ordenador o una imagen real.

Siendo, para mí, de lo mejor de Píxar, Cars está muy infravalorada, con muchas críticas que la catalogan de decepcionante. Respecto a eso ¿qué decir?, que no lo entiendo, simplemente. Ya que para mí, Cars es una gran película de animación.

Todo esto por no mencionar que ya deja más atrás los típicos de las películas infantiles: los chistes que sólo un niño pequeño “entiende”, por ejemplo. Y hay un crecimiento de madurez por así decirlo, por parte de los creadores, que se ve en los diálogos, y las curiosas sorpresillas que nos muestra el guión eliminando, por decirlo así, la típica previsión del espectador respecto a lo que va a ocurrir en la historia. Yo fui víctima de ello.

Personajes logradísimos, distintas actitudes como son la alegría o el temor expresadas también de forma muy conseguida, por no mencionar los distintos ambientes que crean diferentes sensaciones al espectador. Una película que expresa una gran imaginación por todos lados. En definitiva, si se quiere ver una buena película, sea infantil o no, de dibujos ono, Cars es una buena opción.

Un dato curioso: el número que lleva Rayo McQueen (el 95) es en recuerdo del año en que se rodó Toy Story. En un principio iba a ser el año de nacimiento del director.

José Ángel Go

Fichas en AlohaCriticón

Owen Wilson
Paul Newman
Billy Crystal
John Goodman

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:41    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar