• Por AlohaCriticón

que viva mexico cartel critica

¡QUÉ VIVA MÉXICO! (1932)

Dirección: Sergei M. Eisenstein.

Intérpretes: Martín Hernández, Isabel Villaseñor, Félix Balderas, Julio Saldívar.

¡Que viva México! une el documental con la ficción combinándolos

hasta no notar donde termina uno y donde empieza la otra.

Eisenstein realiza

en este filme, un homenaje a la revolución del pueblo mejicano, a su

tradición, a sus costumbres y, por último, a su carácter. El director desea

reflejar esta cultura anclada en el pasado y su transformación.

Atención: Contiene Spoiler

“¡Qué viva México” está dividida en cuatro partes( “Sandunga”, “Maguey”, “La fiesta” y “La soldadera”)

al igual que “El acorazado Potemkin” con la única diferencia de que el segundo

tiene cinco partes, son como episodios en los que transcurren diversas

acciones que confluyen más tarde para presentar la historia. En estos cinco

episodios, el director ruso logra atraer la historia del país reflejándola a

través de sus fiestas, por ejemplo, la corrida de toros heredada de la

tradición andaluza( española) con su conquista. En este filme no se

presentan protagonistas al igual que en “El acorazado Potemkin”, sin embargo, el autor

consigue que sus desdichas y su dolor nos afecten del mismo modo. A través

de tres generaciones Eisenstein refleja la sociedad mejicana.

Cabe destacar el papel que Eisenstein le otorga al Maguey. Esta especie de

cactus gigante sirve de sustento para muchas familias pues les permite

trabajar en su recolección. Además, cuando el pueblo está de fiesta vemos

cómo beben su líquido celebrando su historia. Por otro lado, en la batalla,

cuando los hombres están luchando, se olvidan del papel de la planta, clavan

las balas en sus hojas, los disparos la cortan lo que hace que el líquido se

esparza. Eisenstein nos muestra con todo detalle ese delicado trato que los

habitantes le conferían y esa brutalidad del enfrentamiento que también daña

a la planta dictando la desdicha de los “protagonistas”.

La mejor escena del filme tiene lugar en el momento en el que los guardias

se disponen a partir dejando a los infelices a merced del desierto, con todo

lo que esto conlleva( calor, sed, animales salvajes…). A pesar de la

situación en que los abandonan, deseamos que los guardias se alejan

rápidamente porque esperamos que su amigo ( que sigue escondido) los libere.

Como si los guardias sospecharan esto, mostrando su máxima crueldad, incitan

a los caballos a aplastar los cuerpos de los mozos, Eisenstein nos permite

escuchar los gritos de los animales ( que no son salvajes pero están “bien

amaestrados”) mezclados con los de los guardias y percibimos el silencio de

los “protagonistas”. El director nos muestra su dolor y logra que los

espectadores lo compartan.

Las miradas penetrantes que los mozos nos dirigen al final de la batalla

cristalizan el dolor del pueblo abatido pero también la furia que se

desatará y que los llevará a la revolución que ya había comenzado. El pueblo

mejicano unido en la lucha, lo que parecía un pueblo sin carácter, anclado

en sus costumbres y sin posibilidad de cambiar su funesto destino, se

revuelve. En la secuencia final nos presentan otra vez la tradición de los

mejicanos, sus fiestas y su alegría, esto enlaza con el documental que se

presentaba al principio, de modo que la película tendría una estructura del

estilo de: documental-ficción y documental-ficción-documental.

El director nos muestra con todo detalle las calaveras en primer plano, los

vasos por los que beben y que presentan esta misma forma y los esqueletos.

Los niños jugando con ellos y los jóvenes bailando su danza, observamos

también el lamento por sus difuntos. A través de esta burla de la muerte,

Eisenstein logra que esta última secuencia la relacionemos con la totalidad

del filme, cuando los participantes se descubren( se quitan la calavera, la

máscara) el director nos muestra la victoria de los campesinos, la victoria

de la revolución en contraposición con los esqueletos de los terratenientes.

Al fin podemos comprobar como transcurre el ciclo de la vida, esa última

imagen del hijo de María Concepción que representa la vida, el triunfo y el

cambio, la superación de la muerte por parte de los campesinos. La

contestación del pueblo ante su represión, su fortalecimiento y su unión.

Calabaza

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:24    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar